Google+ Followers

viernes, 29 de septiembre de 2017

la crítica: LA MOMIA

Con un presupuesto de 125 millones de dólares y una recaudación mundial de 407 millones, aún no entiendo como hay gente que la considera un fracaso económico.
Bebe mucho del macabro humor de Un hombre lobo americano en Londres, cuando su amigo muerto se le aparece al protagonista para guiarle en su misión.
Alex Kurtzman, alumno aventajado de JJ Abrahams, debuta como director de una superproducción de Hollywood en este reboot de La Momia, donde la historia se traslada a la actualidad en un intento de empatizar con la juventud millennial.
Tom Cruise es un mercenario ignorante que junto a Jake Johnson no paran de meterse en líos.
La película forma parte del reinicio de las clásicas Monster Movies de Universal rebautizado ahora como Dark Universe. Por ello no es extraño ver al doctor Hyde, interpretado en esta ocasión por el orondo Russell Crowe.
Annabelle Wallis, casi 30 años mas joven que Cruise, es la chica de la película. Deberían revisar estos detalles, la edad media de las últimas parejas de Cruise en el cine no sobrepasa la treintena.
Sofia Boutella es La Momia. Despachan su historia en un breve flashback de 30 segundos. Me gustaría que el metraje hubiera sido mas generoso con los orígenes del monstruo, pero Tom Cruise es la estrella y todo orbita alrededor del protagonista, en detrimento de la solidez del film.
Boutella ya no es un descubrimiento. Atomic Blonde, Star trek 3, etc, es una estrella incipiente, una supernova a punto de lograr su máximo esplendor.
Mención especial a la originalidad de escenas como la de las momias sub acuáticas.
La crítica ha destrozado el film, lo comparan con la trilogía de Brendan Fraser, obviada por completo en este reboot...
En cierta manera supera a la anterior trilogía porque el carisma de Cruise es innegable, entonces ¿Qué es lo que falla? Pues precisamente eso. No existe química entre la pareja protagonista. Wallis no es Weitz, pero no es culpa suya. Le han dado demasiado metraje a la relación del personaje de Cruise con el de Boutella, olvidando por completo la historia de amor entre los protagonista, que era precísamente lo que alimentaba la anterior trilogía.
Las escenas de acción son divertidas y frenéticas, pero no pasa de ser un intento fallido de monster movie, donde el hastío en el desenlace de la historia se hace patente en el incierto estado en que acaba el protagonista, convertido en algo que no se esplicita y que marca el desdibujado carácter de la totalidad de la cinta.
Un 6, pasable.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

la crítica: BARRY SEAL

Doug Liman y Tom Cruise, que ya coincidieron en "The Edge Of Tomorrow", vuelven a hacer equipo en esta "American Made" que aquí han rebautizado como Barry Seal.
Estamos ante una historia real que supera a la ficción.
Cruise es Barry Seal, un piloto que entre los 70 y principios de los 80 voló para la C.I.A., el cartel de Medellín y la Casa Blanca. Haciendo mucho dinero con todos estos trabajos. La estrella abandona su zona de confort, sube unos diez kilos de peso y se convierte en un canalla simpático. No es que destaque demasiado, al contrario y sin que sirva de precedente, se convierte en un jugador de equipo y no eclipsa a sus compañeros. Simplemente sirve como vehículo conductor para que conozcamos un relato donde nadie es inocente. Una oscura etapa de la reciente historia norteamericana donde todos quedan retratados como mercenarios al servicio de sus propios intereses.
El "Goodfellas" de Liman. Como si hubiera sido poseído por Scorsese nos encontramos con la obra mas personal y alejada del mainstream de la filmografía de este irregular director.
Cámara en mano y con guerrilla style, nos sumerge en una época distinta, directa, dura. No hay espacio para la ambigüedad, cada uno va a lo suyo y no hay tiempo para el romanticismo ni el amor.
Una película rodada casi por en entero en exteriores, con un estilo independiente que rápidamente te hace olvidar que estás asistiendo a un espectáculo, pasando a ser una experiencia hiper inmersiva donde no hace falta que te identifiques con el protagonista, porque Cruise es Barry y tú solo estás ahí dentro para ser testigo de algo que si te lo cuentan pensarías que es mentira. Pero sales del visionado de la cinta con la impresión de haber sido un viajero del tiempo, dentro de la historia, que debe permanecer en silencio y no tocar nada para no alterar el continúo espacio-tiempo.
Doug Liman hace uso de múltiples recursos para generar esta sensación, por ejemplo, la música, que es un personaje mas en la historia.
Otro elemento utilizado es convertir a Cruise en la antítesis de un caballero educado y de buenos modales que normalmente representa, haciendo que nos haga un "calvo" (literal) como muestra de que este Barry Seal es un tipo sin vergüenza al que le mueve la ambición y que pone en riesgo a su familia en múltiples ocasiones solamente porque es un adicto al dinero.
La nota es un 8. No es un diez porque aunque le queda bien la hiper realidad de Scorsese, echo de menos que un tipo con una carrera tan dilatada como Liman, no encuentre su propio estilo, su seña de identidad.


martes, 5 de septiembre de 2017

la crítica: BLEED FOR THIS

Vinny Pazienza es un boxeador ya retirado pero este es el biopic de su vida.
Miles Teller es uno de esos jóvenes actores que ha elegido muchos papeles comerciales intrascendentes. De vez en cuando le ofrecen guiones como "Whiplash" o este "Bleed for this" sin ir mas lejos, y no puede desaprovechar la oportunidad de bordarlo.
Pazienza no es un boxeador al uso. Después de ganarlo todo en su peso, cae en desgracia y tiene que subir dos categorías para adaptarse a un cuerpo que ya no es tan delgado ni tan ágil como antaño.
Cuando ya ha conseguido adaptarse y empieza a ganar combates, sufre un accidente que le obliga a abandonar ¿definitivamente? su profesión. Bleed for this significa sangra por esto. De eso trata este film, de que lo que deseas, si de verdad merece la pena...te hará sangrar por ello.
No demasiada gente lo sabe, Teller tuvo también un accidente en su juventud. Tiene múltiples cicatrices en su rostro, y al igual que a Vinny, también le dijeron que se retirara. Solo su tozudez y su talento le han permitido llegar a donde ahora mismo se encuentra.
 Que Miles Teller es un buen actor dramático no es una novedad. Aquí se aplica la doctrina Tom Hanks, que reza de la siguiente manera: un gran cómico es por extensión un gran actor dramático. Porque hacer llorar es difícil, pero hacer reír es doblemente complicado.
Teller nos ha hecho reír en múltiples ocasiones, pero aquí adelgazó 15 kilos para luego engordar 20 de puro músculo. Se mueve como un boxeador, pega como un boxeador, se transfigura en Vinny Paz hasta olvidarnos de el actor de Divergente y retrotraernos a la dureza de Whiplash.
Aaron Eckhart es el tapado de la función. Interpreta al entrenador de Vinny. Engorda 20 kilos de donuts y bollería industrial, se rapa como si fuera calvo y huye así de su imagen de galán hollywoodiense, tanto es así que tuve que mirar los títulos de crédito para saber quien era ese actor que me resultaba tan familiar. Que gran casting, que buena película.
El mérito debe ser asumido en gran parte por el semi debutante en la dirección Ben Younger, que también escriben el libreto de la cinta.
Younger se aleja del arquetipo impuesto por  Rocky y se aproxima mucho mas al The Boxer de Jim Sheridan. Dando especial importancia a los sentimientos sin convertir al héroe en un dios. Vinny es humano y comete errores, pero eso hará solamente que te identifiques mas con él.
La nota de Bleed For This es un 9. Yo habría esprimido mas la actuación de Teller. Él es capaz de mas, Younger no es Damien Chazelle y se nota.

viernes, 1 de septiembre de 2017

la crítica: LA SEDUCCIÓN

Una breve sinopsis. Durante la guerra civil americana, un Yankee herido busca ayuda en un internado sureño para señoritas. Pronto se enamorarán de él.


Sofía Coppola vuelve a dirigir. Esta vez adapta la novela Beguiled de Thomas P. Cullinan, ciertamente con poca fortuna. Es la segunda vez que esta novela se lleva a la gran pantalla, pero el clásico de Don Siegel de 1971 poco tiene que ver con esta  pretenciosa cinta donde rige el sempiterno tedio habitual en casi la totalidad de su filmografía. Está claro que no aprendió de su padre que el Tempo es parte del lenguaje cinematográfico.
Es destacable el preciosismo de sus imágenes, el vestuario, la ambientación en general y poco mas, porque donde acaban sus escasas virtudes comienzan todas sus carencias.
Hay un error de base, la elección de Colin Farrell como protagonista. Es un gran actor, pero tiene un acento irlandés demasiado marcado. Esto se resuelve siempre explicando que su personaje es un emigrante procedente de Irlanda. Pasa en todas sus películas.
Luego tenemos que Coppola se esfuerza en dotar a este film de una belleza formal sin tacha alguna y obvia por el camino que al público hay que nutrirlo y entretenerlo.
Esta cinta fracasa en el segundo de los mencionados propósitos. Tiene un comienzo potente disfrazado de thriller psicológico, un nudo interesante con amputación incluída...y un desenlace descafeinado que empaña la totalidad del producto final.
Como siempre, Sofía se vale de las mejores actrices a su disposición, donde destacan Nicole Kidman, Kirsten Dunst y Elle Fanning, que representan a tres generaciones de la mujer sureña contemporánea. Cultas, bellas, inteligentes y sin marido...por avatares de la guerra.
Las tres caen prendadas de los encantos del personaje de Farrell.
Todo apuntaba a que habría una conjura de las rechazadas por su personaje contra él mismo, pero no olvidemos que Sofía Coppola antepone sus aspiraciones artísticas a lo que debe ser una buena película, y esta, amigos míos, simplemente, no lo es.
4

miércoles, 16 de agosto de 2017

La crítica: ATÓMICA

Este film está basado en la novela gráfica
"The coldest City". Una breve sinopsis. Berlín, año 1989, el muro está a punto de caer, una espía es interrogada por sus superiores sobre una misión fallida.

Tenemos a John Goodman interrogando a Charlize Theron. Vaya actor, no necesita el histrionismo para expresar miles de emociones. El rey del menos es mas. Impecable.
Eddie Marsan es el portador de la lista. Quien siga la serie Ray Donovan, donde es el hermano del protagonista, sabrá que es un señor de la escena. Cada movimiento de sus ojos es un aleteo de mariposa que causa huracanes en el interior de cada espectador.
James McAvoy, hay personas que le han descubierto en la magistral "Split", pero somos mas los que le seguimos desde que era un Fauno en Narnia. Otros pocos lo hemos visto en directo en Londres, en la obra cumbre de Shakespeare "Macbeth". Como siempre, sublime, no hay sorpresas.
Aquí interpreta al compañero y a la vez rival de Theron.
Charlize Theron es la protagonista. Una suerte de Jane Wick, mezclada con la Nikita de Besson.
No llega a los niveles de compromiso de Keanu Reeves ejecutando sus propias escenas de riesgo, pero es que esta película está mas equilibrada que la ópera prima de David Leitch. Su personaje me recuerda a dos personas que he conocido últimamente. Personas que en su afán de ocultar sus sentimientos, se olvidaron de quienes eran, perdiendo su humanidad por el camino...
Aquí tenemos acción, tenemos guión, tenemos interpretaciones sucias, reales, descarnadas.
Estudiarán la métrica de esta película como si de  poemas del medievo se tratara.
Hay un homenaje a la escena del taxi de Deadpool, otro  a la Nikita de Besson al final del film, muchos a John Wick, pero no te confundas, esto es sucio, es real. Duele, pero a veces ese dolor es el que te recuerda que estás VIVO, y en  esta película sientes el dolor de sus personajes.
Atomic Blonde tiene frases lapidarias que aún resuenan en mi cabeza: "no se puede desjoder lo que ya está jodido" es una de ellas.

El director. La progresión de David Leitch desde su época de actor y stuntman, hasta sus  películas como director, es absolutamente sorprendente. Destacando John Wick, pero es que esta Atomic Blonde es pura adrenalina,
Hay planos secuencia donde la cámara pasa por sitios imposibles, donde la sorpresa se adueña del respetable. Aún tengo que verla dos o tres veces mas para asimilarla del todo. ¿Me acompañas? ¿No? Igualmente ve a verla.
Atómica no te va a dejar indiferente.
La nota: DIEZ

domingo, 30 de julio de 2017

La crítica: SPIDER-MAN HOMECOMING




Una breve sinopsis: Spider-man regresa a su Queens natal, tras debutar como vengador en Civil War. Tony Stark está siendo su mentor. En su camino se cruza El Buitre, que se dedica a traficar con la chatarra alienígena chitauri.
Spider-man Homecoming, hace referencia a que el personaje regresa a Marvel gracias al acuerdo firmado entre Sony (propietaria de los derechos de explotación del personaje) y Marvel, creadora del mismo. Tras dos películas con Andrew Garfield en el papel del héroe arácnido, Sony decidió utilizar la tercera C y cambiar el tercio. Tom Holland es ahora Peter Parker. Tras una breve y exitosa aparición en Civil War ahora es él quien recibe todo el peso de la cinta. Estamos ante la primera película ochentera de Marvel. Si te gusta John Hughes (Todo en un día, 16 velas, la chica de rosa, etc) vas a flipar. El treinteañero Jon Watts (Cop Car, Clown) se encarga de la dirección, pero no está solo, se ha traído consigo la pluma de sus amigos Jonathan Goldstein y de John Francis Daley (actor en Bones, aquí coguionista).
Un siglo después, Hollywood sigue estando en manos de Judíos, lo cual me congratula enormemente (nadie hace humor como ellos).
Los secundarios. Jacob Batalon es Ned. Mejor amigo en el mundo real de Holland (comparten piso) es el gran descubrimiento de esta nueva encarnación de Spider-man. Contrapunto cómico del héroe, roba escenas a cascoporro. Hilarante hasta la médula.
Laura Harrier es Liz. El love interest de Parker, este personaje está muy poco desarrollado y solo sirve como nexo de unión entre el héroe y el villano de la función.
Tony Revolory es Flash. Absolutamente prescindible. Plano. Óbvialo.
Zendaya. Aquí si hay temita. Esta chica es otra roba escenas. Tiene muy pocas frases, pero es tan divertida como Ned.
Marisa Tomei vuelve a ser tía May, tras Civil War. Le han dado un papel muy reducido. Una verdadera pena, espero mucho mas de su interacción con Peter en la secuela.
Jon Favreau (director de Ironman 1 y 2) vuelve a interpretar a Happy Hogan. El secretario/chófer/guarda espaldas de Stark. Sigue en forma. Imposible no reírte con sus improvisaciones.
Los protagonistas.
Robert Downey Jr./ Iron Man: pues lo que te he dicho, el mentor de Spider-man, sin mucha chicha...
Michael Keaton/Buitre: tras las dos primeras Batman del cine y Birdman, vuelve a interpretar a un personaje alado. Keaton es sin ninguna duda el mejor villano de Marvel. Porque no sabe que lo es, porque le mueven inquietudes tan nobles como proteger a su familia, su casa y sus trabajadores.
Gran ACTOR, una delicia constante, plano a plano, temible a la par que adorable, la perfecta dualidad del archienemigo por antonomasia.
Tom Holand/Peter Parker. Inglés con fake NY accent. Divertido, fresco, la perfecta encarnación de nuestro amigo y vecino Spider-man.
Esta película es un 10, como teenmovie ochentera, y un 7 como integrante de la Casa de las Ideas.
Hay verdaderos aciertos, nunca abordados antes en películas de Spider-man, como por ejemplo, todas las veces que Parker debe correr, en barrios donde no hay rasca cielos. Pero le falta dramatismo y profundidad. Esto es Disney puro y duro. Hay muy poco margen para asímilar las motivaciones de nuestro héroe. Lo dejan a la altura de un niño que quiere ser un Vengador a la voz de ya. En mi opinión Spider-man es mas inteligente y mas responsable. Aquí es un nerd un poco tonto...
Pero bueno, te digo a tí que me lees. Si calzas entre 30 y 40, te encantará esta nostálgica comedia ochentera.









viernes, 28 de julio de 2017

La crítica: DUNKERQUE

Una breve sinopsis: Dunkerque, Francia. Segunda guerra mundial. 300000 soldados aliados necesitan ser evacuados. La operación Dinamo está en marcha.
Me ceñiré a destripar este film desde el punto de vista cinematográfico, no del histórico. Este
un ejemplo mas de que no se le puede dar barra libre a un divo.
Soy fan de Nolan desde Memento. El Caballero Oscuro es una de mis pelis favoritas...Interstellar, Inception, también lo son. En mi opinión es una muy mala película. Un acto de onanismo cinematográfico donde se regala a sí mismo un metraje escueto de teatro amateur de alto presupuesto.
Fracasa en su intento de mantener un circo de tres pista. Tres historias que suceden cronológicamente casi al mismo tiempo. Nolan recurre a un montaje triple, confuso, inconexo, que no logra la empatía del respetable.
Por cierto, el recurso de prolongar hasta el infinito una nota aguda de violín para premonizar un acto terrible, no puede usarse cada 15 segundos, porque el hastío provocado es supino.
Salvo de la quema al reparto. Kenneth Branagh, Cillian Murphy, Tom Hardy y la gran sorpresa Harry Styles, que emprende con éxito el viaje de cantante a actor.
Una gran decepción, de uno de mis directores favoritos, que también tiene derecho a patinar...y aquí se da una buena hostia. Algunos dirán que es una obra maestra. Yo defiendo la subjetividad de cada persona, al sujeto, cada uno se enfrenta de manera distinta al visionado de un film. Tenía altas expectativas, quizás ese fue el error, esperar una película dedicada para mí, cuando en realidad, los planes de Christopher Nolan eran otros. Muchos medios empleados para dar un aire de clasicismo vintage, que no logra disfrazar lo evidente. No hay guión, el apartado visual no logra narrar la historia por sí mismo y por último. La película siempre, siempre, siempre, debe ser un regalo que el director entrega a su audiencia, y esta, simplemente, no lo es.
Lo mejor: es corta.
Lo peor: se hace larga.
La nota: un triste cuatro.

sábado, 10 de junio de 2017

PRÓLOGO


Y fueron tan veloces con su nuevo invento que al detenerse todo el mundo había envejecido 8 años.
Eran solo 4 chicos con conocimientos de física ingeniería y termodinámica adquiridos en blogs de internet y en películas freaks.
¿A donde les llevaría lo que habían construido?
¿Cómo evitarían seguir experimentando?
Habrá que estar atentos, sus aventuras casi no han empezado y ya son leyenda.

jueves, 11 de mayo de 2017

la crítica: SING STREET

NO ES UN MUSICAL.
Una breve sinopsis: Dublín, años 80. ¿Cómo nacen todos los grupos de rock? Pues porque un romántico se enamora de una chica, y esta es la mejor manera de impresionarla. Pues esto es básicamente Sing Street.
El director de Begin Again, John Carney,  vuelve a su Irlanda natal con una película juvenil y desenfadada (el topicazo dialéctico del día).
Esta es mi canción preferida.


Muy superior a la anterior, aunque no lo parezca, este relato semiautobiográfico nos muestra a un muchacho, típico inadaptado al colegio religioso donde lo han inscrito, que pronto se enamorara de una chica con aspiraciones a ser modelo, y que está loca por la música y los videoclips. Pues nada, ya tenemos a la estrella y a su  musa, ¿qué nos falta? Pues nos falta el grupo. El protagonista se rodea de los chicos mas pintorescos de su escuela. Y solo uno de ellos, que es el verdadero músico (el Paul McArtney del grupo) enseñará al resto a tocar. Incluido al protagonista, cantante y letrista de la formación.
                        
Las canciones de la película son simplemente geniales, influenciadas por The Cure, Spandau Ballet, Duran Duran, pero todas originales e interpretadas realmente por el reparto del film.
Los actores:
Ferdia Walsh-Peelo es Conor, el precursor de esta banda llamada Sing Street. Este jóven actor y músico es sin duda el motor de la película. Gran elección por parte del director y guionista Carney.

Kelly Thorton es Ann. El love interest de Conor. Sin ella, no habría banda, ni película. Como siempre, la inspiración que todo hombre necesita para hacer algo interesante en la vida. Otro gran descubrimiento del director que ya está rodando sendos proyectos en Hollywood. No es simplemente una cara bonita. Hay mucho mas tras esa apariencia frágil y bella. Una complejidad que solo atisbamos pero que si arañamos un poco en la superficie, en seguida encontramos multitud de capas.
Mark Mackenna es Eamon, el  verdadero músico de la banda. Es el otro tapado del film. Con menos escenas que el protagonista se las roba plano a plano. Oiremos hablar de él en el futuro de nuevo.
Jack Reynor es el hermano de Conor. Reynor protagonizó Transformers 4 pero brilla mucho mas en este pequeño papel donde interpreta al mentor y consejero de su hermano pequeño. Además sirve de contrapunto cómico del film.
Sing Street es nostálgica , divertida, original, independiente, y comercial (sí, independiente y comercial caben en la misma frase).
Normalmente pongo fotos de la película, en este caso pondré vídeos de los mejores temas.
Por cierto, la nota. Un puto 10.
Sigue así Carney!!!


viernes, 5 de mayo de 2017

la crítica: JOHN WICK PACTO DE SANGRE


Parece mentira pero el chico que me vendió la entrada no sabía que esta era una secuela, lo que me hizo pensar que quizás debieron haber estrenado la primera parte en las salas comerciales españolas (...)
John Wick 2, o como hacer una película de alto presupuesto con cuatro perras.
Vamos al asunto. El codirector de la primera firma en solitario esta Pacto de Sangre. No es una continuación al uso, porque en vez de centrarse en la venganza inacabada de la primera, lo despacha en los primeros tres minutos, que sirven de prólogo para lo que nos espera, al mas pulo estilo de la escena inicial de las películas de James Bond.
 En John Wick 2 he tenido en cierta medida la misma sensación  cuando vi Matrix en el cine. Me explico, vi algo distinto, algo bien hecho, que ponía físicamente al límite a su protagonista. No nos engañemos, Reeves ya pasa los 50, parecería que quiero decir que ya está en baja forma. Todo lo contrario, en esta secuela mejora en técnica y en disciplinas empleadas en la acción, dejando en pañales el fakefu de Matrix y haciendo que la primera parte pareciera un ensallo de esta.
Keanu Reeves sigue en forma. Esta segunda parte cumple con el dogma de las secuelas. Esto es potenciar lo que funcionó en la primera y eliminar lo que no. Por tanto el tema de que le han matado al perro ya no sirve, es por ello que la película ahonda en como es el mundo de esta sociedad de asesinos a la que John Wick perteneció. ¿Entonces ya no hay artes marciales y armas? No no no, no vayas por ahí amigo. En esta película hay mas Keanu Reeves dando estopa por doquier que en todas las películas de su carrera juntas.
Chad Stahelski, este actor y coreógrafo de películas como Matrix o 300, vuelve a la silla del director, esta vez en solitario.
Normalmente las película de acción tipo Bourne, colocan la cámara demasiado cerca  para enmarañar y disimular que es el especialista y no la estrella del el film el que realiza la coreografía.
Ricardo Scamarcio, de nacionalidad italiana, visto en Burnt es el malo de la función. Sinceramente lo mas flojo del film. Teniendo a Ian McShane y a Laurence Fishburne a bordo, se decantaron por este jóven...bueno, es su elección así que apechuguen. Muy flojo. No está a la altura del resto del reparto.
Secundarios de lujo en este Wick 2 donde también pasaba por allí Common, no sé quien lo contrató, pero deberían despedirlos a los dos. Eso sí, destaca Ruby Rose, sin una línea de diálogo, su presencia y sus belleza eclipsan al mismísimo Reeves.
Laurence Fishburne a.k.a. Morfeo vuelve a reunirse con Neo. Se atisba lo que viene en la tercera parte entre ellos, pero tendremos que esperar dos años para verlo.
Sin hacer alerones, perdón spoilers (el corrector) os diré que esto es una trilogía y que ya estoy en el cine haciendo cola para ver como se resuelve un final que no deja en una posición muy cómoda a Wick.
Dura, sucia, violenta, en suma: deliciosa.
(Crítica realizada​ en el trayecto hacia Fuerteventura en el barco de Fred Olsen)
Un 9

sábado, 29 de abril de 2017

la crítica: 50 SOMBRAS MAS OSCURAS

Una breve sinopsis. El señor Grey no olvida a Anastasia y pronto reanuda su tormentosa relación.
De la intimidación al miedo, de la galantería a la obsesión. Una delgada línea separa el amor de Christian Grey por Anastasia de la absoluta locura.
James Foley toma el testigo dejado por Samantha Taylor-Johnson en esta obligatoria secuela del libro que ha borrado las huellas digitales de millones de lectoras.
Foley (Glengarry Glen Ross, The Corruptor) viene a dar un poco de sobria calidad al producto final. Un poco, no nos engañemos, pues estamos ante un estrenos tv de sobremesa con esteroides en el presupuesto.
Lo peor es que copia el esquema de la primera. No nos olvidemos que este es un trabajo de encargo, así que tenemos la escena del helicóptero para impresionar a Anastasia, pero la sustituimos por un Yate. Tenemos las consabidas escenas de sexo softcore para niños (como las de la primera parte) y una pareja que sigue pareciendo tan artificial como en realidad es.
Entonces ¿qué es lo bueno de esta secuela?
Solamente dos cositas:
Eric Johnson, el novio de Lana Lang en Smallville, es aquí el villano de la función, no le dan demasiados minutos, pero se merienda con papas y mojo canario a todos los que comparten una escena con él. Encima queda tocado y regresará para una futurible venganza.
Kim Basinger. A sus ciento y pico años (siglo arriba siglo abajo) sigue siendo la que mejor calienta al respetable, sin duda lo mejor de esta película, que eleva en sus escenas el escaso nivel de esta producción.
En suma, una secuela que mejora el olvidable arranque de esta trilogía y que prepara el terreno a una tercera parte que probablemente será la mas  emocionante de la saga.
Un 6

la crítica: GUARDIANES DE LA GALAXIA (Volumen 2).

James Gunn se desmarcó hace dos años de Los Vengadores dando a Marvel una visión cósmica y desenfadada de los héroes de los comics.
Ahora viene este Volumen 2, la crítica está diciendo: divertida, pero inferior a la primera.
ESTO ES SIMPLEMENTE MENTIRA. Esta secuela es infinitamente superior al original.
Segundas partes SIEMPRE fueron buenas.
Los Guardianes de la Galaxia se vuelven psicodélicos, pero no como en Doctor Extraño, no, estamos simplemente ante el mejor divertimento del año. Dos horas y 1/4 de auténtica felicidad, por el módico precio 4,90
(mas unos míseros 100 euros en palomitas y golosinas varias).
James Gunn demuestra que es el tío mas inteligente de la galaxia Hollywood. Tenemos a Tango & Cash (Russel & Stallone) tenemos también de vuelta a Michael Rooker (Yondu) que comparte de nuevo pantalla con Stallone tras "Máximo Riesgo" (Cliffhanger), pero encima se las ingenia para que su hermano Sean Gunn, sidekick de Yondu en la primera, cobre protagonismo y demuestre lo GRAN ACTOR QUE ES.
Esta secuela es todo lo que una pop corn movie debe ser. En las escuelas de cine se estudiará como ejemplo, será el manual en el que los próximos directores tomen como referencia para componer una OPERA POP que sirva de inspiración a cualquiera que ame el séptimo arte.
Guardianes de la Galaxia dos, no sigue el esquema Lucasiano, donde la segunda parte es
 mas oscura y profunda que la anterior. Gunn consigue hacer una película autoreferencial de la serie b de donde procede, dándole un giro de tuerca para que nadie salga decepcionado. Te vas a reír con esta película como nunca. Habrá que verla varias veces para entender todos los chistes, guiños y parodias encubiertas.
Groot es ahora Baby Groot. ¿Y es por eso menos divertido? Para nada. El tándem Rocket/Groot son los Riggs y Murtaugh del espacio, con chiste sobre cable rojo/cable azul incluido.
Chris Pratt vuelve a ser Peter Quill. Pratt estaba gordo/fondón/zampabollos/comeré donuts como si no hubiera un mañana, cuando audicionó para la primera parte. Le dijeron ¿puedes perder 25 kg en 3 meses? Y dijo Sí. Yo también sé que se puede.
El resto es historia. Aquí vuelve, pero ahora es toda una estrella del cine de acción. ¿Es por ello una diva que se come a los personajes secundarios? Para nada. Mr. James Gunn firma un guión donde todos tienen cancha para jugar. Quizás peor parada sale Zoe Saldana, en cuanto a número de frases de guión, pero ella lo suple con su encanto y su calidad interpretativa.
¿Qué coño os voy a decir yo sobre esta película? Que es mejor que la anterior y que a nadie va a dejar indiferente. Hacía tiempo que no veía una sala llena con gente riendo, llorando y aplaudiendo de absoluta felicidad.
No le pongo nota
No poseo una escala para esto. Sirva como ejemplo gráfico que ahora creo en el sexo tántrico, pues Guardianes de la Galaxia volumen 2, es un ORGASMO DE ALGO MAS DE 2 HORAS.
Seas o no fan de marvel, los comics, o el cine comercial, ve a verla. La felicidad tiene un precio. 4,90 euros.

jueves, 20 de abril de 2017

La crítica: ÓRBITA 9

Una breve sinopsis. Clara Lago se toma unas vacaciones espaciales sin Dani Rovira y se le rompe la nave, llama al técnico y viene Whisperer-man (Álex González) a arreglarla, y no solo arregla la nave con su herramienta...
Pues este argumento pseudo pornográfico da pie una de las películas mas serias de la ciencia ficción española. De padre libanés y madre española Hatem Kraiche debuta en el largo con esta Órbita nueve que también escribe.
Es una película con claras aspiraciones internacionales, no solo por su variopinto reparto, sino también por los exteriores y la calidad del producto final.
Kraiche firma y filma un guión bastante previsible pero al mismo tiempo es un soplo, una bocanada de aire fresco en un cine español que no suele apostar por la ciencia ficción por razones de presupuesto. Felicito desde aquí a Hatem (sé que el valora mi opinión) por el trabajo realizado.
A favor: un guión previsible pero resultón. La elección de Belén Rueda como secundaria de excepción. Una atmósfera plausible rica en matices. Una Clara Lago muy apartada aquí de su roles habituales, donde ahora sí, da el do de pecho, y se come la escena. Siendo el contraste de su preparación física para el papel en contraposición con la fragilidad que demuestra la personalidad del mismo, el mayor acierto del film.
En contra: Álex González. Whisperer-man ha vuelto. Este jóven actor tiene los mismos problemas que Miguel Ángel Silvestre. Un físico potente, una total inespresividad facial y sobre todo una voz apagada que hace que pidas a gritos unos subtítulos cada vez que habla.
Hecho mucho de menos el star system americano de los años 50. Donde los grandes estudios contrataban a jóvenes promesas y les enseñaban: canto, motricidad, baile y sobre todo dicción y declamación.
No se puede ser actor y hablar solo con la garganta. Tu voz debe salir del diafragma y del tórax ( la caja de resonancia). Si a eso le añades la nula dicción del protagonista, donde las oes no son cerradas y las consonantes se apagan como una vela entre dos puertas abiertas...tenemos una película cuya continuidad argumental queda rota cada vez que su protagonista abre la boca.
Con todo ello esta Órbita 9 merece un 7. Ánimo Hatem, ole tus huevos, quiero decir, bien por tu hombría demostrada al romper tabúes sobre la ciencia ficción y el cine español.

miércoles, 19 de abril de 2017

La crítica: LIFE

Fui a ver esta película con la idea preconcebida de que asistiría a un refrito de Alien y Gravity, y en cierto modo...así fue.
La historia es muy simple, una misión espacial tripulada recibe una muestra de vida de Marte. La cosa se desmadra y tienen que evitar a toda costa, que el extraterrestre llegue a La Tierra.
 Y al final ¿cual es el poso que te queda de una película como esta? pues simplemente te encomiendas a la virgen de Fátima y deseas que todo haya sido una precuela de Venom, el simbionte archienemigo de Spider-man.
Merece la pena detenerse un momento en este rumor desmentido ya por los propios escritores del guión Rhett Reese Paul Wernick, que curiosamente se están encargando además del libreto de la mencionada Venom.
La verdad es que sin duda funcionaría como precuela dentro del universo de Spider-man cuyos derechos siguen en posesión de Sony (que también produce esta Life), pero en la gira promocional los guionistas han dicho que esto no es así, y con eso debemos quedarnos​, ya sabes...amores a la fuerza no son posibles.
Volviendo a Life debemos fijarnos forzosamente en el diseño de producción, extremadamente meticuloso y realista, que nos introduce de lleno en la estación espacial internacional. La recreación es tan hiper realista que da miedo. Desde Gravity, no veía nada tan inmersivo y claustrofóbico como esto. ¿De qué manera el director Daniel Espinosa nos devuelve a que estamos ante un entretenimiento​ veraniego? Pues muy simple. Ya desde el minuto uno cuando se produce un impacto en el espacio y podemos oír el sonido del mismo. Y ya se sabe, que si no hay aire, las ondas acústicas no pueden propagarse.
Quedémonos con este nombre, Daniel Espinosa. Este director sueco de origen chileno ya había dirigido a Ryan Reynolds en la exitosa Safe House. Aquí vuelven a coincidir en un producto con menos aspiraciones artísticas y mucho regusto a serie b cara.
Ryan Reynolds. Amigo personal de Espinosa, embarca a su otro amigo del alma, el fabuloso Jake Gyllenhaal en esta digna space ópera.
Reynolds, se interpreta así mismo, o sea, es el chistoso del grupo. Esto mucha gente no  lo va a entender, pero voy a intentar explicarlo. Existen personas, como yo mismo, que adquieren su fuerza vital de las sonrisas que consigan arrancar a la gente que les rodea. Cuanta mas felicidad logre imprimir en los demás, mas recibe uno mismo.
Ryan está como siempre, impecable.
Jake Gyllenhaal, pues este casi infalible actor (ver el desastre de Southpaw), muestra aquí que sigue siendo la mejor opción dramática de su generación. Nada que reprocharle. Simplemente impecable.
Rebecca Ferguson. Compatriota del director y vista en Mission Impossible: Rogue Nation, estamos ante la el otro 50%  dramático sobre el que se sustenta este film. Ferguson es belleza pero es también fuerza. Es el hombre de la misión, aunque es mujer. Esto me ha gustado muchísimo porque Ripley si hay mas que una, porque el cine de acción comercial merece papeles como este. A dios gracias, pronto la veremos repitiendo con Cruise en MI 6.
Mención especial a los efectos especiales, los visuales son correctos, pero el sonido es sobresaliente.
En suma, una película comercial bien hecha, con buenos actores, que renuncia a la profundidad en favor de la tensión y el espectáculo. No es una obra maestra, pero creo que tampoco pretendía serlo.
Un 7