Google+ Followers

domingo, 15 de enero de 2012

Sherlock Holmes: Juego de sombras.


El cine de Guy Ritchie siempre me ha parecido moderno e innovador como aire fresco que entra en una casa que lleva años cerrada, desde que ví lock and stock me enamoré de su narrativa visual de sus montajes acelerados y de sus variopinta propuesta en los personajes. Hay que recordar que él descubrió a Jason Stathan para gran público.
Bueno esta secuela de Sherlock Holmes es lo mismo que la anterior pero con esteróides, cumple el dogma de las secuelas americanas (que no inglesas)que consiste en que debe ser más y mejor. Esta sin niguna duda lo es.
Es más divertida, rápida, enrevesada,brillante y emocionante. Y es la mejor pop corn movie que he visto en años.
Las peleas utilizan una vuelta de tuerca del bullet time de matrix, yo he bautizado este nuevo estilo de Ritchie como explicit time, esto consiste en ver a cámara lenta como piensa el contrincante que transcurrirá la pelea mientras al mismo tiempo escuchamos sus pensamientos, para acto seguido, ver en tiempo real si se cumplen las predicciones que el mencionado contrincante ha hecho sobre como le va a ir la contienda. Por eso de que al ver explícitamente lo que luego pasará rápidamente,lo llamé tiempo explícito.
Bueno comentadas las virtudes de lo innovador de su narrativa visual vayamos al meollo del asunto...la trama. Volvemos al tópico de las secuelas + y mejor.
En esta ocasión todo se va a centrar en la venganza de Holmes contra Moriarty, porque en 1 munuto despachan a la novia del detective en favor de convertirse en el motor vengativo de Holmes.
El filme está plagado de escenas memorables como la del tren o la boda de Watson, o el duelo final con el malvado Moriarty. Precisamente donde más cojea la pelicula en mi opinión es en la elección del actor que interpreta al villano de la función pues aunque si que encaja en el rol de intelectual está totalmente descolocado en su faceta de boxeador.
Downey jr. repite el mismo personaje de Tony Stark pero con acento inglés (y me encanta), Jude Law a priori demasiado jóven para el papel vuelve a robarle a Bob cada una de las escenas que comparten. Las nuevas incorporaciones son Noomi Rapace, la sueca de Millenium, en el papel de gitana. Este personaje no está muy bien definido aún así ella hace lo que puede, pero el verdadero acierto es la inclusión de Stephen Fry como Mycroft Holmes, el excéntrico hermano de Holmes. Simplemente brillante.
En resumen una buddy movie con el efectismo de las pop corn movies, con el aliciente de ser moderna...pero en otra época.
Recomiendo al 100% esta película si te enfrentas a ella como lo hago yo siempre, como un niño que se va a dejar llevar durante 2 horas por la historia que el cine le cuente disfrutando de cada minuto como si fuera la primera película que ves.

9,9/10