Google+ Followers

jueves, 23 de febrero de 2012

La crítica: DRIVE.


Esta no es una película al uso, estoy hablando de un film de hollywood y al mismo tiempo un western moderno dirigido por el danés Nicolas Winding Refn. Para que os hagáis una idea es violenta como las de Tarantino pero con el ritmo pausado de las de Shymalan.
El protagonista está interpretado por Ryan Gosling actor que dota siempre a sus personajes de un halo de misterio y chulería distante del tipo de Brando o Mitchun. Aquí concretamente es un especialista de hollywood y mecáncico al que por las noches aún le queda tiempo para hacer de conductor en atracos por encargo. Luego está Carey Mulligan la chica que le robaba a Shia labeuf todas y cada una de las escenas de wall street 2, en el papel de una madre soltera que necestitará que ayude a su marido expresidario pues le debe dinero a unos mafiosos que amenazan su vida y la de su hijo.
Los mafiosos son dos judíos que regentan una pizzería como tapadera.Son los geniales Albert brooks y Ron perlman.
Pues aquí va mi opinión sobre el conjunto. Es muy buena, quizá no llega a ser redonda porque el protagonista es demasiado jóven para ser creíble en un personaje que debe tener un bagage que por la edad del actor además de la cara de niño que tiene me cuesta mucho creer que la vida lo haya hecho tan duro como el personaje que interpreta.
Mulligan sin embargo está como siempre perfecta lo suyo es el drama y nadie llora como ella.
Los mafiosos muy buenos, gran duelo interpretativo de Brooks y Perlman donde sorprende más el primero de los dos por no ser muy prolífico en papeles dramáticos.
Habrá secuela.
valoración: nueve sobre diez.