Google+ Followers

sábado, 18 de febrero de 2012

Underworld: el despertar


Buenas tardes a todos mis seguidores.


Hoy voy a comentaros Underworld 4.
Empezaré por deciros que soy un gran fan de la saga, para quien no las conozca deciros que la primera era muy buena, la segunda casi tan buena como la anterior y la tercera era una precuela digna, pero de inferior calidad.
Esta cuarta entrega marca el regreso de Selene (Kate Beckinsale)ausente en la anterior y a la que de verdad se la echaba de menos. El que regresa, pero poco, es Michael Corvin (Scott Speedman). Esto hay que explicarlo. Michael está unos minutos al principio y al final pero no el actor que lo interpretaba, al que han sustituido por otro y le han pegado digitalmente la cara de Speedman (de una manera chapucera).
Selene es vampiro y Michael es un híbrido medio vampiro medio licántropo van a huir juntos pues los humanos han descubierto que los lobos y los chupa-sangre viven entre nosotros y los humanos han iniciado una limpieza étnica contra estas raras especies. Los dos son capturados e hibernados duranta más de diez años.
La película contiene errores garrafales el más flagrante una persecución supuestamente por toda la ciudad que en realidad transcurre en una sola calle. Tomad como referencia el parking, sale en todas y cada una de las tomas.
Está rodada en algún país del este olvidado de la mano del señor y no repiten niguno de los actores geniales de la saga como Bill Nighy o Michael Sheen. Sin embargo si que está el genial Charles Dance, que se limita a cobrar la paga tras un solo día de rodaje o Wes Bentley que ha pedido no salir en los créditos.
Efectos especiales correctos, gore light, acción insulsa, una mala historia, una mala película.
Mi puntuación 3 sobre 10
No hagan otra.