Google+ Followers

sábado, 17 de marzo de 2012

crítica: CHRONICLE


 Josh Trank debuta en la dirección de un largometraje con tan solo 26 años de edad. Con un presupuesto de 12 millones de dólares y  lleva recaudados 112 millones hasta la fecha, la fox ya ha encargado la secuela pues es ya el negocio del año. El reparto de este film lo componen jóvenes y desconocidos actores, un chico problemático e introvertido, su primo extrovertido y bondadoso y un deportista de color con aspiraciones políticas. Los tres se verán envueltos en un suceso que les otorgará poderes extraordinarios.
  El género es el de superhéroes pero desde un punto de vista realista acentuado por el uso del estilo de falso documental. Esto se puso de moda en los 90 con el proyecto de la bruja de Blair y no hace mucho con la recomendable monstruoso. Como decía el tío Ben de spider-man: un gran poder conlleva  una  gran  responsabilidad, y de eso va la trama. Tres adolescentes con poderes y nada de autocontrol. Uno de ellos se convertirá en villano, otro en mártir y el otro en salvador.
 Lo peor son las interpretaciones pero el conjunto se sostiene con unos efectos resultones (tener en cuenta el ínfimo presupuesto) y con otro efecto, el efecto sorpresa, pues el trailer enseña poco y el tercer acto es sorprendentemente duro y grande convirtiendo el final en una inesperada orgía de destrucción.
7,5 sobre 10.
Muy recomendable, es más que lo que promete.