Google+ Followers

domingo, 11 de marzo de 2012

La crítica: JOHN CARTER.





















Hoy he visto John Carter. Es buena, muy buena. Hay que verla en el cine. Puro espectáculo.
 Basada en la centenaria obra del escritor de Tarzán Edgar Rice Burroughs, y dirigida por el director de Wall-e Andrew Stanton (que también firma el guión) echa el resto en una superproducción disney de 250 millones de dólares. La crítica díce que va a ser el fracaso de este año y que es una película sin alma. Yo digo todo lo contrario, va a recuperar la inversión pues todo funciona: interpretación, guión, espectacularidad, acción...to-do.
 Vamos con la historia. Los fans de superman sabrán que los creadores del hombre de acero se basaron en dos obras para crear al superheroe americano: la Torá (la vida de Moisés) y John Carter from Mars.
John Carter, un militar estadounidense del siglo 19 encuentra accdientalmente un medallón en una cueva y mágicamente es trasladado al planeta Marte. Allí descubrirá de inmediato que su anatomía reacciona diferente a la gravedad marciana, que le otorga una fuerza sobrehumana y una capacidad de salto que casi casi es un vuelo corto. Justo lo que le pasa a superman un ser de otro planeta que bajo la gravedad terrestre mas su capacidad de absorver la energía del sol amarillo que nos alumbra le otorgan superpoderes. Pues con un poco de Moisés, y un poco de superman Stanton construye su primera película de acción real, y se permite el lujo de homenajear el episodio 1 de la guerra de las galaxias, o braveheart. Además eso de que las interpretaciones eran frías o sin vida es simplemente MENTIRA. Los personajes infográficos son absolutamente reales y tangibles, la captura de movimiento y facial supera a Avatar. La interacción con los actores reales es PERFECTA.
 El reparto Taylor Kitsch es John Carter, este jóven interprete es quizá lo más flojo, pues aunque es un buen actor aquí le cuesta brillar entre tanto espectáculo visual. Aún así está muy creíble en las escenas dramáticas y de acción, pero flojea un poco en la comicidad. Sobervios están los villanos Dominic West y Mark Strong (como siempre).  Willem Dafoe y Samantha Morton...pues sus avatares están muy logrados, pero no veo a los actores así que no puedo valorarlos. El love interest de John Carter es la actriz Polly Walker, la cual tiene en esta película la mejor oportunidad de su carrera para brillar con luz propia. ¿Lo consigue? pues sí y no. Sí  en las escenas de acción y en la complicidad con Kitsch, y no en las dramáticas...un poco más flojitas.
El perro...el perro es lo más.
Un 10. La crítica ha sido injustamente dura con ella, pues es perfecta...o casi.