Google+ Followers

lunes, 12 de marzo de 2012

crítica: La chispa de la vida.

Esta es una película de Alex de la Iglesia, con lo que te aseguras ver una buena película. Ya desde su ópera prima Acción mutante te percatas de que es un friky cinéfilo al que le gustan las grandes producciones y donde importa tanto la interpretación como la música o el sonido. Da gusto ver sus obras en el cine pues es donde más percibes su gusto por el detalle.
Vamos con lo bueno: tiene homenajes a Hitchcok (siempre los hace), grandes interpretaciones de los secundarios, destacar a su pareja Carolina Bang en el papel de una reportera hábida de carnaza que exponer en su programa, o Juan Luis Galiardo interpretando magistralmente a un alcalde sin escrúpulos, del tipo Gil o Muñoz. Pero donde ha acertado de lleno el señor de la Iglesia es en los protagonistas Fernando Tejero (injustamente olvidado en los goya de este año),  Salma Hayek y José Mota.
 Fernando Tejero interpreta a un agente de publicidad que hará lo que sea por conseguir el mejor precio para la historia que tiene que contar el protagonista. Salma Hayek es la mujer de José Mota una esposa mejicana que quiere a su marido por encima de todo y hará lo que sea para que éste pase sus últimos momentos con dignidad. Y por último y no por ello menos importante el señor José Mota. Este actor ha llevado una vida paralela con cualquier cómico del Saturday Night Live americano del tipo de TomHanks,  Dan Aykroid o Steve Martin. En Estados Unidos existe una tradición de cómicos de televisión que debido a su fama en este medio dan el salto al cine con mucho éxito. Esto no sucede en España, salvo en contadas ocasiones, pues bien José Mota lleva 25años en esto de hacernos reír y ahora se ha propuesto demostrarnos que es algo más que un cómico,  pues al igual que Tom Hanks cuando hizo Philadelphia Mota logra un papel de oscar. Un padre de familia que ha dedicado toda su vida a la publicidad y que por la situación económica del país se encuentra también en paro. Suyo fue el slogan "la chispa de la vida". Tras regresar de un intento fallido de conseguir trabajo va al hotel donde pasó su noche de bodas, pero el hotel ya no está y por caprichos del destino cae al suelo quedando atrapado inmóvil en una situación a vida o muerte.
Lo mejor: José Mota sorprendentemente contenido ausente de tics y parodias.
Lo peor: un exceso de moralina ingenua que quiere hacernos creer que una televisión limpia es posible. Viendo los índices de audiencia de sálvame o la noria, soy muy pesimista con este tema.
Una buena película española, cada vez que voy al cine me siento más y más orgulloso  del nuevo cine español.
8 sobre 10.