Google+ Followers

domingo, 4 de marzo de 2012

La dama de hierro

Estamos ante la segunda colaboración entre la directora Phyllida Lloyd (Mamma mía) y Meryl Streep. Esta es la biografía de la primera mujer que ocupó el cargo de primera ministra en Inglaterra la señora Margaret Thatcher.
Estamos ante un biopic con mayúsculas, los hermanos Wenstein fundadores de miramax nos tienen acostumbrados a regalarnos al menos una obra maestra al año. La anterior fue la genial El discurso del rey, este año han duplicado la oferta pues aparte de la que les comento, suya es también mi semana con Marilyn.

La película en cuestión es un repaso por la figura de este notable personaje de nuestro tiempo, contada desde sus propios recuerdos en la vejez. La directora no escatima en entrar en su locura, su afición a la bebida, su grandeza, su miseria y sobre todo su soberbia.
La hija de un tendero que con más ambición que vocación llegó a ser la mujer más poderosa del mundo.
En su vida la persona más importante fue su marido encarnado por el maravilloso Jim Broadbent. Thacher no aceptó la muerte de éste y por eso se le aparece a modo de fantasma durante la mayor parte del metraje. La película muestra también la soledad del personaje principal y el sacrificio que tuvo que hacer sin ver a su marido y a sus hijos por ocuparse de momentos decisivos en la historia de su país como la guerra de las malvinas o el desarme del ira.
 Lo mejor de la película es Meryl Streep que con su maravillosa interpretación y la ayuda del maquillaje hace desaparecer a la estrella para percibir únicamente al personaje desde el minuto 1 del film. Destacar su acento inglés, no olvidemos que es una norteaméricana hablando como una inglesa educada en Oxford. Algo parecido a lo que le pasó a Robert Downey jr. cuando encarnó a Chaplin.
 Muy merecido su oscar, el tercero ya...y seguro que no es el último.
9 sobre 10.