Google+ Followers

miércoles, 7 de marzo de 2012

Mi semana con Marilyn

Norma Jean, o como todos la conocemos, Marilyn Monroe tuvo una vida corta...pero intensa. Tres matrimonios, 40 películas y tan solo 36 años de edad el día de su muerte. Esta es la película sobre las  esperiencias del asistente Colin Clark que pasó una semana con ella durante el rodaje del Principe y la corista.
  Esta es también la historia de dos personas buscando dar un cambio a su vida. Marilyn (Michelle Williams), la estrella que quería ser actriz, y Laurence Olivier (Kenneth Branagh), el actor que quería ser estrella.
 No esperen una biografía de este mito de Hollywood,  pero sí un retrato de su decadencia, lo mal que la hacía sentir su marido Arthur Miller (un irreconocible Dougray Scott), lo que le costaba vencer su pánico escénico, su dependencia de fármacos, alcohol y su obsesión el método de Lee Strasberg. Y no olvidar la idílica historia de amor con el jóven Colin Clark (Eddie Redmayne). Con él recuperó por un breve espacio de tiempo la alegría de vivir, pues como ella misma confiesa, nunca había estado con ningún hombre más jóven que ella.
 Vamos ahora con el tema de las interpretaciones. Todos perfectos Branagh, Dench, Scott...pero hay que destacar  la pareja protagonista Michelle Williams y Eddie Redmayne. Pura química, complicidad y amor. 
 Nadie mejor que ella para interpretar este momento en la vida de Marilyn, pues hay un cierto paralelismo con la propia vida de Williams, ella es la inolvidable jóven Jen de Dawson crece, y es también la viuda y madre de la unica hija de Heath Ledger (Joker).
9´5 sobre 10. Imprescindible.