Google+ Followers

miércoles, 25 de abril de 2012

crítica: LOS JUEGOS DEL HAMBRE

Esta película es toda ella una gran metáfora de como funcionan los canales de televisión hoy en día. Por un lado tenemos a Donald Sutherland que interpreta al dueño de la cadena. También Wes Bentley que sería el director de supervivientes o gran hermano. Luego tenemos a Stanley Tucci que sería una especie de Mercedes Milá. Luego Toby Jones que hace de Jorge Javier Vázquez. Woody Harrelson que es uno de esos productores que les asignan a los concursantes de gran hermano o supervivientes y ya por último tenemos a los protagonistas...los concursantes. Jennifer Lawrence y Josh Hutcherdon.
 Esta es la primera obra de una saga de libros juveniles que al igual que crepúsculo está barriendo en todo el mundo.
    En un futuro post apocalíptico los ricos viven en un sitio llamado el capitolio y los pobres en el resto del continente dividido en distritos. Pasan hambre y una vez al año participan por sorteo en un juego a muerte. Esta película es cine comprometido disfrazado de insulso entretenimiento de masas, pero rascas un poquito en la superficie y descubrirás capa tras capa de contenido y crítica social.














Está dirigida por Gary Ross autor de las geniales Pleasantville y Seabiscuit. Flojea un poco en las escenas de acción algo emburruñadas, pero está genial en la dirección de actores, guión y emocionante narración.
 Esta película tiene un look y un diseño de producción barroco y extravagante en contraposición a los distritos que tienen aspecto de campos de concentración.
 La música acompaña pero no destaca. Los personajes están inusualmente bien perfilados para este tipo de cine masivo. Jennifer Lawrence está genial muy emotiva se me ponen los pelos de punta cuando tiembla la primera vez que va a salir ante la audiencia. Josh Hutcherson también está bien pero ella lo eclipsa. Liam Hemsworth tiene poco papel pero mucho carisma, su personaje tendrá mucha mas importancia en sucesivas entregas. Stanley Tucci como siempre genial, todo un maestro de la interpretación. Donald Sutherland tan perdido como Liam Neeson en Battleship. Una irreconocible Elizabeth Banks. Y por último un infravalorado Wes Bentley cada vez más encasillado en papeles de malo que los interpreta como nadie, lleno de sutiles y ricos matices.
En definitiva cine comercial pero de autor un gran comienzo para una saga que promete...y mucho.
9,5 sobre 10.