Google+ Followers

sábado, 4 de agosto de 2012

La crítica: PROMETHEUS



Nostromo era la nave de Alien. Prometheus es la nueva nave, ambas de la corporación Weyland. Hasta ahí la precuela de alien. Esta va por otros derroteros, mas profunda busca el origen de la vida en la tierra...y de paso nos da el origen del alien de la famosa saga.
 Ridley Scott vuelve a la saga que lo lanzó a la fama con una película redonda (el cinéfago me va a matar). Todo el mundo la está poniendo a parir, que si el guión tiene fallos, que si hay agujeros...
Amigos míos esto es entretenimiento con mayúsculas, nada está ahí por azar, toda la película es un viaje inevitable a la verdad, y como diría Mulder "la verdad está ahí fuera" y afuera van a buscarla.
El nieto de Charles Bishop Weyland, Paul Weyland, se muere pero quiere conocer la respuesta a la gran pregunta: ¿que hay de cena? no, la otra gran pregunta ¿de dónde venimos?, y como tiene perras las pone para que un grupo de científicos, mercenarios y robots (no es una errata) vayan a responsderla.


Charlize Theron es la jefa de la expedición y es toda ella un guiño a Blade Runner...¿es una replicante, perdón sintético, o no lo es?. Luego Noomi Rapace es la nueva Ripley, tan dura como Weaver pero carente de su formación, esta es científica.
 Después tenemos a Idris Elba que hace el papel de negro de una película americana (esto es hace las bromas y los chistes).
 Pero el verdadero protagonista es el sintético Michael Fassbender (David), para el que ya pido el oscar al mejor protagonista 2012. Su interpretación es simplemente fuera de lo humano.




La duración es de 2 horas y cuarto, hay un exceso de tijera que se n8ta en una escena inconexa, además hay escena post créditos, y es la fundación de una nueva saga, alejada del regusto a serie b de la original y que encaja perfectamente en el universo alien.
La partitura es de Marc Streitenfeld, y es verdaderamente notable cuando se muestran paisajes y situaciones angustiosas.
Lo dicho, el señor Scott está en forma.
9 sobre 10
post data: merece la pena verla en 3d