Google+ Followers

sábado, 6 de octubre de 2012

La crítica: INTOCABLE.

     No quería ver esta película, pues había leído algo de la trama y se me parecía en demasía a "Esencia de mujer", y no me equivocaba del todo. El tema es un discapacitado puñetero que elige a una persona de otra clase social para que le cuide. Pero las coincidencias acaban aquí, pues el discapacitado es un tretraplégico interpretado por Francois Cluzet, que no es tan puñetero y mal hablado como el Paccino de "Esencia..." ya que es un educado y refinado habitante de la clase alta francesa.
 En una especie de casting para elegir a su nuevo cuidador aparece un inmigrante de color llamado Driss (Omar Sy) que lo único que quiere es que le firmen un papel para seguir cobrando el paro.
 Las situaciones cómicas no tardan en llegar el rudo cuidador fuma porros, roba en la casa del señor para el que trabaja, se propasa con una de sus asistentas, etc.
La grandeza de esta película es al igual que la otra que antes había mencionado, el cambio que padecen en sus vidas los protagonistas, aprendiendo uno del otro y enriqueciéndose mutuamente.
 Cluzet no tiene el histrionismo de Paccino, ni falta que le hace,

 menos es más.
 Y por otra parte Omar Sy tiene más carisma en una uña que Chris O'donell en toda su filmografía.
El nombre de intocable, quizá no sería el mas apropiado, pues si que se le puede tocar. El problema es que el no puede sentirlo. Quizá hubiera sido mas apropiada titularla "Insensible".
El film está dirigido a cuatro manos por Olivier Nakache y Eric Toledano, que tienen cierta experiencia como directores y escritores de comedia.
 Ciertamente lo mejor de la película es la química entre paciente y cuidador y las cómicas situaciones de las que somos testigos. Además al final se muestran las verdaderas personas en las que se basa la película y deja el final abierto a una mas que probable secuela, pues la película ha sido mas vista en Francia que blockbusters del tipo Avatar.


 Muy muy recomendable, tierna y divertida. 8 sobre 10.