Google+ Followers

domingo, 7 de octubre de 2012

la crítica: VENGANZA (conexión Estambul).

Liam Neeson vuelve a ser Brian Mills en esta secuela. Su hija tendrá que rescatarlos a él y a su madre en Estambul donde el padre de uno de los villanos de la primera entrega a jurado Venganza.
  Pierre Morel dirigió hace tres años una sorprendente película "Taken". Dura, cruda, entretenida, bien interpretada, con un sorprendente guión. Poco presupuesto pero que dejó un buen sabor de boca a todo el mundo, tanto que consiguió convertirse en una peli de culto.
 Ahora Luc Besson vuelve a producir la secuela. Cambia de director por otro de sus pupilos Olivier Megaton  director de las desastrosas "Transporter 3" y "Colombiana". Con esta carta de presentación y con un precedente tan difícil de superar como "Taken", ¿será Megaton capaz de salvar los muebles con la secuela? pues...sí y no. Me explico.
  Se reunen todos los actores de nuevo Neeson, Grace y Janssen. Se les da mas protagonismo a su exmujer y a su hija, que eran supersecundarias en la primera entrega. Se busca un villano a la altura de Neeson Rade Sebedzija que
 interpreta al padre de uno de los que secuestraron a la hija de Neeson.
 Con todo esto...¿Qué puede fallar? pues únicamente dos cosas. Se ha perdido el efecto sorpresa de la primera. En la que un jubilado de repente se convertía en el puto Steven Seagal. Ahora todo el mundo sabe que Neeson reparte hostias como panes, con lo que quizá se debió haber caminado por el terreno de que el padre hubiera enseñado algo a su hija en estos 3 años, pues no la hija debe aprender sobre la marcha.


 La segunda cosa en la que cojea esta secuela es en las escenas de lucha. Escasas, mal dosificadas, y el error mas grande, poner la cámara pegada a los púgiles, con lo que se consigue solamente que no se vea una mierda de las coreografías que tuvo que aprender Neeson.
Y ahora vamos con las virtudes de esta secuela, que sí que las tiene. Tiene un guión mucho mas elaborado, donde Franke Janssen y Maggie Grace cobran mucho mas protagonismo ayudando a Neeson y sufriendo muchas de las penurias por las que pasa su padre. Tiene una música vibrante que acompaña perfectamente en las escenas de acción, y sobre todo tiene la virtud de entretener durante hora y media y estar todo el tiempo deseando que no les pase a nada a la familia Mills.


Veredicto: una película casi redonda 7 sobre 10.