Google+ Followers

jueves, 1 de noviembre de 2012

La crítica: ATRAPADOS EN CHERNÓBIL.

Bradley Parker debuta en la dirección después de haber dirigido la segunda unidad en la meritoria "Déjame entrar", y de haberse forjado una carrera como director de efectos visuales en films como "El club de la lucha" o "La máquina del tiempo".
 Ha elegido el género del "found footage" que tan de moda han puesto "Cloverfield" o mas recientemente la genial "Chronicle". Pero deben saber que ha roto la primera regla del género: la plausibilidad, esto es tiene que ser creíble que el material ha sido encontrado de diversas cámaras o de una sola. En este caso ha sido de una PERO EL QUE LLEVA LA CÁMARA DEBE ESTAR AHÍ, y aquí eso no pasa, hay una cámara en mano en todo momento QUE NO MANEJA NINGUNO DE LOS PERSONAJES. Aún así podía haber elegido la variante de "Chronicle" donde la unión de los teléfonos móviles, cámaras de seguridad, etc. forman la película. Por este motivo de o plausible ya merece el suspenso, pero la cosa es aún peor. LA PELÍCULA ES UN COMPLETO DESPROPÓSITO.
 Lo único salvable es la premisa. 6 chicos se van de turismo y luego alquilan una excursión guiada a Chernóbil. A partir de ahí sustos que no asustan, malos efectos, y sobre todo PREVISIBILIDAD, una mala idea tras otra. Un film hecho a las carreras con cuatro duros para ver si aprovechaban el tirón de "Paranormal activity" (que es otro truño muy grande por cierto).
 La música de casiotone tampoco ayuda, unos actores insulsos y sin carisma...y un final que, aunque también previsible", si da un poquito de miedo, aunque pensándolo bien sigue sin tener sentido por qué dejan vivo a un personaje y a otro no.


0 sobre 10 UNA PUTA MIERDA. Pido perdón a las putas.