Google+ Followers

sábado, 17 de noviembre de 2012

La crítica: BRAVE.




      Soy un gran fan de Pixar: Wall-e es una de mis pelos favoritas, también lo son Toy Story, Los increíbles y Monsters s.a.
Dicho esto, paso a relatoras mi experiencia de decepción total que ha sido el visitando de Brave.
 Primero vamos con lo positivo: es sin duda la película de animación mas avanzada tecnológicamente hablado. Podría escribir 30 páginas sobre la perfección del pelirrojo pelo de Brave, la niña protagonista de esta cinta, calcado al de Julia Roberts en Pretty woman.
 Y ahí se acabó todo. El trailer es mejor que la película. Esto pasa mucho con el cine norteamericanao, pero ciertamente es la primera vez que le pasa a Pixar.
 La historia que vislumbrábamos en el trailer era la de una chica escocesa en la edad media que luchaba por su libertad, al no querer seguir la tradición de los matrimonios apalabrados entre los primogénitos de los clanes vecinos.
 Pues olvídenlo, de eso no va esta película. En este film nos encontramos con la premisa del trailer, pero todo se torna en un cuento ñoño de moralina fácil en el que la niña que no se lleva bien con su madre es castigada con un conjuro que convierte a su madre en un oso. Y luego nos tiramos hora y media intentando que la niña se lleve bien con su madre y así romper el conjuro.
 Un chiste aquí y allá donde juegan un un papel primordial los pelirrojos trillizos, un guión a ratos aburrido, un diseño de producción preciosista, una impecable factura técnica pero una mala película. Siempre hablo en mis críticas del director, del montaje de la música. En este caso me lo salto porque no me ha parecido lo suficientemente internaste como para indagar sobre estos pareceres.
 La historia prometía mucho mas, estoy seguro que si hubiera seguido por los derroteros de la chica que lucha por la libertad y la independencia en una época en la que las niñas servían solamente para casarse y tener hijos, la cosa hubiera sido mejor. No entiendo por qué se venden al dinero fácil del cuento infantil. Precisamente las anteriores películas de Pixar triunfaron por tratar temas universales de una manera que antes nunca se había hecho. El revival de los cuentos infantiles con 400 nuevas versiones de blancanieves ha servido para dejarse llevar por esta moda infanticida.
 Los niños son listos y no puedes hacer una película que se supone que es para toda la familia y acabar dándole un tratamiento cursi para niñas. Me quedo con las anteriores películas de la empresa fundada por Jobs, que no se dejaban guiar por corrientes de opinión y trataban temas universales como el amor, la familia, etc.
100 minutos decepcionantes. La tecnología no lo es todo, necesitas una buena historia no un manido cuento de hechizos que se podía haber resuelto en 5 minutos.
6 sobre 10 /los seis puntos son de la parte técnica…nada mas).