Google+ Followers

lunes, 19 de noviembre de 2012

La crítica: EN LA MENTE DEL ASESINO.




Esta película en realidad se llama Alex Cross, personaje interpretado por Morgan Freeman en la genial "El coleccionista de amantes" y en la respetable "La hora de la araña". Ahora han querido adaptar la novela que sirve para explicar el por qué este personaje parece tan serio en las anteriores película, y como necesitan rejuvenecer al personaje van y eligen a Tyler Perry, millonario cómico actor y director famoso solo y exclusivamente en Estados Unidos por la saga Madea. No voy a hablar de Madea, pero si que voy a hablar de lo mal que está Perry en el personaje de Cross.
 Tyler Perry hace que en cada momento echemos de menos a Morgan Freeman, si Joseph Gordon Levitt se mimetizaba hace poco con Bruce Willis en Looper, aquí el Alex Cross de Perry no se parece EN NADA al de Freeman. Morgan Freeman hacía una composición de un hombre inteligente y complejo, con carisma y llevando a la máxima expresión la interpretación contenida donde menos siempre es mas. Perry está histriónico, gordo y con cara de bobalicón.
 Para intentar tapar sus innumerables defectos le han colocado a otro actor/director Edward Norton, que le da una lección de interpretación en cada plano que comparten.
 Ahora vamos con la pata que sostiene esta película, el señor Matthew Fox. El Jack de Perdidos aguanta el solito esta película, y si no fijáos en el cartel, el solito, y luego echad una mirada al título de la película en nuestro país En la mente del asesino. Otra referencia directa al actor villano de la función.
 Pues la puntuación que al final obtenga este film en mi crítica es gracias a la composición de este actor que se ha preparado física y mentalmente para meterse como dice el título en la mente de una asesino, causando pavor en el respetable en cada aparición de su personaje.
 Por ahí sin saber muy bien que hacen en esta película están Jean Reno, John c. Mcginley y Giancarlo Esposito, que se limitan a coger el dinero y marcharse sin hacer muchas preguntas.
 El guión es de un tal Marc Moss que es simplemente una mierda, con cero credivilidad confuso y mal resuelto, pero la peor parte de mi opinión no es para Tyler Perry o para el guionista, es para el director Rob Cohen.
 A mí particularmente siempre me ha gustado este director, que hasta ahora ha entregado trabajos de encargo mas que decentes como por ejemplo: Dragon las vida de Bruce Lee, La momia 3, Stealth,  Triple x, o A todo meter digo A todo gas.

  Pero aquí amigo Cohen te has limitado a cobrar la pasta y has dado por buenas tomas dramáticas que parecen cómicas y viceversa. Tuya es la responsabilidad de positivar las mierdas que interpreta Perry y a tí te culpo por no hacerle repetir las escenas hasta que las clavara.
 Mención especial a los efectos especiales, malos de cojones, el ordenador canta sobremanera, cualquier aficionado estará conmigo  en que el secreto de los efectos es que no se note que hay un efecto.  Aquí son chapuceros como hechos por mí en mi mac.
 La pelea final entre Cross y Picasso (Fox) es simplemente increíble, se supone que Cross le da para el pelo a Picasso y a, además para disimular la mala forma física de Perry han recurrido al meneo de la cámara hasta que no se ve nada de nada, culpo también de esto al director que debió firmar como Alan Smithee (recurso del director que no reconoce la factura final por culpa de los cambios hechos por los productores).
 Total 6 sobre 10 . Cinco puntos de Fox y 1 de Edward Norton.