Google+ Followers

domingo, 4 de noviembre de 2012

La crítica: SKYFALL.

Esta es sin duda la mejor película de Bond. Anteriormente también lo era una de Daniel Craig, me refiero sin duda alguna a ese clásico moderno llamado "Casino Royale".
 En la primera película de Craig en los zapatos de Bond descubrimos como adquirió el status de doble cero (licencia para matar), además de averiguar por qué Bond utiliza a las mujeres sin llegar a enamorarse tras la pérdida de su gran amor en su primera misión encubierta. Por último, pero no por ello menos importante, supimos por qué aún siendo un agente secreto, siempre revela su verdadero nombre (para que el enemigo sepa que no le teme).
 Skyfall guarda relación con Casino Royale en el punto en que también nos sirve para descubrir a personajes que salían en las antiguas películas de Bond y que irá conociendo a lo largo de esta nueva aventura. Los mas fanáticos de la saga (yo el primero) no tardarán en descubrir estas sorpresas antes incluso de que sean reveladas.



 Guiños cinéfilos aparte, centrémonos en este film.  Skyfall, comienza un James Bond dado por muerto que tendrá que volver al servicio activo para evitar que Silva/Bardem  acbe con la vida de M. Los motivos de Bardem para querer acabar con la vida de la jefa de Bond harán poner en duda su propia lealtad hacia sus superiores.  Este tema de dar a James Bond por muerto juega un paralelismo con lo que pasó con Quantum of Solace (artísticamente hablando). La anterior cinta del agente menos secreto del mundo fue bien económicamente hablando pero es un desastre como película si la comparamos con su predecesora. Esto si añadimos los problemas económicos y legales de la productora, además de dos fiascos en la taquilla de Craig seguidos (Cowboys y aliens, y Millenium 1) dieron por muerta la continuidad de Craig. De hecho, una vez se elige nuevo actor para ser Bond, se hace una película cada dos años, excepto en este caso que han pasado nada menos que 4 desde la última cinta. De ahí el prólogo en el que Bond renace de sus cenizas.
 Sam Mendes (Revolutionary road, Road to perdition, American beauty) se encarga de la dirección. Esta es quizá la película mas extraña de su filmografía, pues no es un film de Bond al uso ni tampoco es una película pura de Mendes. Es un híbrido que intenta y consigue el difícil equilibrio entre el trabajo de encargo y la obra de un creador de personaje. No en vano es la aventura de Bond que mas datos revela sobre el pasado del personaje, hasta el punto de que el título del film no hace referencia a ningún maquiavélico plan de Silva, sino a la casa don...no seguiré porque odio los spoilers.



 Vamos con Silva/Bardem. Sin duda alguna y a falta de alguna medición oficial, estamos ante el villano con mas guión de todas las películas de la saga. Es el personaje mas complejo y loco que han escrito. Recuerda un poco al Hannibal Lecter de Thomas Harris pero, mas retorcido aún si cabe. Bardem se come literalmente la película eclipsando al mismísimo Bond. El imposible tinte que luce Bardem es explicable. Interpreta a un agente traicionado por M que ha tenido que cambiar de aspecto para no ser reconocido y capturado. Está tan bien en cada escena si no le dan el Oscar es que la academia no entienden de cine.
 M Judi Dench está sublime (como siempre) teniendo en esta película mas papel que nunca, siendo incluso coprotagonista de gran parte del film.
 Ralph Fiennes ha llegado para quedarse, los mas avispados verán gran parecido físico entre el personaje que interpreta y otro antiguo personaje de la saga. Fiennes da un porte a la película que eleva el caché del resultado final.
 Ben Wishaw es un joven actor inglés que ha sido elegido con solo 22 años para ser el nuevo intendente (Q) de la saga. El por qué de elegir a un actor tan joven es muy sencillo, este personaje se convierte siempre en el nexo de unión entre las películas Bond de una época y la siguiente, siendo este personaje un icono que perdura por mas tiempo que el propio protagonista.
 La gata Naomie Harris también ha llegado para quedarse, le romperá el corazón a este agente en mas de una ocasión.
 El guión es complejo, con peleas y escenas de acción dosificadas y repartidas exaustivamente a lo largo del metraje del film. Pero aquí lo que prima son los personajes, todos tienen importancia todos tienen texto y subtexto, los puristas se quejarán del cambio de compositor. Los cinéfilos adorarán que se haya abierto una ventana y que entre aire fresco.
 Sobre todo quiero hacer mención a la última media hora de la película donde conocemos no solo los orígenes del personaje sino que aprendemos que es un tío muy inteligente que sabe preparar estrategias militares para capturar a un asesino.
 Sin duda una película compleja, no de consumo rápido como otras de la saga. Un film que invita al revisionado para ir saboreando a fuego lento sus ricos matices.
 Por ponerle una pega diré que eché en falta algo mas de espectacularidad en la muerte de Silva, pero creo que desentonaría con el tono general del film, así que sigue siendo un punto a favor para el director, pero en contra para los amantes de Bond.
 Esta nota se la dedico a un pedante, prepotente amigo que tiene una gran autoestima.
100 sobre 10.