Google+ Followers

sábado, 15 de diciembre de 2012

La crítica: LA VIDA DE PI.




 El director Taiwanés Ang Lee tiene una envidiable carrera, tanto en su país natal como en Hollywood, suyas son: "El banquete de boda", "Comer, beber, amar", "Sentido y sensibilidad", "La tormenta de hielo", "Cabalga con el diablo" y "Hulk". Quiero detenerme en esta última. Su trabajo con la captura de movimientos y el c.g.i. fueron pioneros. Su estrecha colaboración con i.l.m. donde el mismo se prestó para servir como referencia para Hulk fue realmente notable. Aún así resultó que el film fue un fracaso en taquilla, no así artísticamente, ya que en ese plano fue un resultado realmente satisfactorio.
  Vamos con su regreso a Hollywood.
  La vida de Pi es la adaptación de la novela de Yann Martel,  una fábula moderna de la que Lee se enamoró y luchó con uñas y dientes para conseguir los derechos y llevarla a la gran pantalla.
  El reto: es evidente que necesitaría un socio para conseguir los realistas efectos para dar vida al coprotagonista del film. Un tigre llamado Richard Parker.
 Para recrear a este gran felino se unió a James Cameron, el cual tiene sobrada experiencia junto con su empresa Lightstorm, para crear los efectos necesarios que requería el film.
 Vender una fábula india en Hollywood: ardua tarea pero la sensibilidad de Lee y el buen hacer de Cameron obraron el milagro.
 De que va: Un Indio de cuarenta y tantos es requerido por un américano que necesita una gran historia para escribir un best seller. El escritor escucha atentamente la increíble historia de un niño que naufraga con su familia y queda solo en un bote salvavidas con la compañía de algunos animales del zoo de su padre.
 Tiene bastante que ver con "Naufrago", aquella gran película protagonizada por Tom Hanks. Sus similitudes son varias, la soledad del personaje, un único amigo, el intento de morir y acabar con todo.
 Pero esta es quizá mas notable, porque cuenta de manera distinta una historia que en realidad es otra historia (tenéis que verla para entender esto último).
 En la parte técnica destacar que un segundo de efectos de esta película superan 2 horas y media de "Titanic". El realismo alcanzado en los efectos de climatología, criaturas reales como tigres, etc. dejan en pañales a la última versión del planeta de los simios.
 Los actores son casi desconocidos pero tenemos a Gérard Depardieu en un papel secundario, y al narrador de la historia Irrfan Khan (toda una estrella en su india natal), pero el verdadero descubrimiento es el joven debutante protagonista Suraj Sharma, desde aquí pido el Oscar al mejor actor pues sus cambios físicos y emocionales son sufridos en tiempo real por cada uno de los espectadores de la sala.
También hay que mencionar que en 3d gana enteros pero que se puede disfrutar de igual manera en 2d pues no es solo un espectáculo visual sino mas bien un espectáculo para todos los sentidos.
 Quiero cerrar la crítica recordando la moraleja de esta fábula.
"Usted a oído dos historias muy distintas, pero en las dos yo sufro terriblemente. ¿Con cual de las dos se queda?"
 Yo elijo la de Richard Parker.
UN DIEZ