Google+ Followers

domingo, 10 de febrero de 2013

La crítica: DREDD




En 1995 Danny Canon se atrevió a dirigir una adaptación muy libre del comic de Carlos Ezquerra llamado Juez Dredd. La película era un completo despropósito protagonizado por Sylvester Stallone, Diane Lane y Rob Schneider. Stallone se quitaba el casco a los dos minutos. Cualquiera que haya leído alguna vez este cómic sabrá que nadie ha visto el rostro de Dredd. Encima el film se convertía en una buddy movie en toda regla, estilo Dos Sabuesos Despistados.  Aún con todo esto, si nos olvidamos del comic en que se basa, funcionaba bien como pop corn movie veraniega, sin mas pretensiones.
    Ahora Pete Travis conocido por dirigir videoclips y series de televisión ha conseguido que le encarguen esta película de 50 millones de dólares de presupuesto, y ha embarcado en el proyecto a Karl Urban, Lena Headey y Olivia Thirlby.
 La película no funciona como tal, no ha conseguido el equilibrio necesario entre una adaptación de comic y una buena película de acción. Sí, es muy fiel al original impreso en papel, Dredd no muestra su rostro en toda la película, los efectos de bullet time están muy chulos. La droga que recorre las calles de Mega City 1 y la ambientación general del film están muy logrados.
 El guión no está tan mal, hay que recordar que este comic representa a una especie de Harry el Sucio del futuro, y este tipo de personajes no se caracterizan precisamente por largas parrafadas.
  El diseño de producción también esta bastante bien, dando la impresión general de ser una película mas grande de lo que en realidad es.
 Hasta aquí lo bueno...pero ahora pongamos los pies en el suelo. La nueva droga de diseño que es el eje central de la película tiene el efecto en el que la toma de ralentizar el tiempo. Pues el efecto debió contagiar al director porque la película tiene una carencia total del sentido del ritmo. Se la presupone una película de acción, pues no hay. Se la presupone una adaptación de un comic de ciencia ficción, pues bien ahora las armas y algunos efectos lucen mas antiguos que los de la versión del 95. Os pondré un ejemplo, las motos de los jueces son de gasolina, y hacen un ruido ensordecedor. Hombre hay que darle un poco de plausibilidad al tema. Nadie se traga que un futuro altamente desarrollado tecnológicamente venga la policía montado en una moto vieja con un cacho´plástico encima. Sí tenemos una pistola con la que podemos hablar como es que tenemos una moto que pierde aceite.
 No hay sorpresas, todo es muy lineal. No hay química entre el Dredd y la aprendiz. La sensación de espectáculo queda anulada por el abuso de los efectos digitales y el regusto a videoclip de la mtv.
Karl Urban está correcto pero tampoco se luce mucho. No hay escenas físicas en las que hubiera podido destacar. No se han dado cuenta de que este Dredd tiene que demostrar que es físicamente superior, y no le han dado la oportunidad de hacerlo.
 Tendremos que esperar la adaptación definitiva de Juez Dredd, ya que ni esta ni la anterior lo son.
Propongo para quien quiera hacerme caso mis dos reglas del buen cine.
 REGLA NÚMERO 1: UNA BUENA PELÍCULA DEBE ENTRETENER
 REGLA NÚMERO 2: UNA BUENA PELÍCULA DEBE ENTRETENER
No es un errata, para mí esto es esencial, luego puedes añadirle bromas si es comedia, tiros si es de acción y lágrimas si es un drama. PERO SIEMPRE DEBE ENTRETENER.
 Juez Dredd no lo consigue y se lleva un 5 raspao.