Google+ Followers

sábado, 9 de febrero de 2013

La crítica: EL LADO BUENO DE LAS COSAS



     Hoy voy a comentar una película que tardé en ver porque creía que era una de esas películas que yo llamo "para mujeres" y que todo hombre heterosexual que se precie solo ve cuando su pareja le obliga a pasar el mal trago (me refiero al 99,9% de la filmografía de Matthew Mcconaughey por ejemplo).
 Pues como casi siempre estaba totalmente equivocado. Esta es una COMEDIA de espíritu independiente con actores comerciales pero que no huele para nada a producto precocinado, sino que rezuma un aroma de creación artística del séptimo arte que te hace reconciliar con el repetitivo último cine americano. Para que os hagáis un ejemplo os diré que este film me recuerda mucho a esa joya llamada Mejor Imposible.
  David O. Russell vuelve a dirigir después de la genial El Luchador, y ha elegido para este nuevo proyecto al tandem Cooper/De Niro que ya habían sido pareja en Limiteless (muy buena y recomendable).
  El verdadero protagonista y eje de la historia es Bradley Cooper, por mucho que la bellísima Jennifer Lawrence intente robarle las escenas que comparten, es Cooper el que gana el pulso a cada segundo. Compone un personaje genial, histriónico, chalado, que os recordará mucho al Nicholson de Mejor Imposible.
 No os destriparé la película porque tenéis que verla y es una orden. Esta comedia hace gracia no solo por el maravilloso trabajo de los actores, ni siquiera por el genial trabajo del director. No señores, esta película funciona por el guión de David O. Russell que adapta la novela de Matthew Quick.
 Me voy a detener un momento en explicar una cosa que Hollywood ha olvidado. El humor, el bueno, debe emanar de situaciones cotidianas que uno pueda asumir como propias. Como cuando Cooper se queda mirando a los pechos de Lawrence cuando son presentados.
 Ahora vamos con Robert De Niro, este encarna al padre del protagonista. Físicamente no se parecen en nada, ni tienen sangre común en sus antepasados, pero....funciona. La relación paterno filial es mas que plausible es simplemente real. Los dos están cortados por el mismo patrón.
 Ahora vamos con Jennifer Lawrence. No es que ella esté mal en su papel de joven viuda depresiva,
sino que Cooper está tan jodidamente genial que la Jenny está y no. Ambas dos, lo que antes suceda.
 Luego hay secundarios de excepción como Chris Tucker que se interpreta a sí mismo, ya que está verdaderamente chalado, así que nada le cuesta meterse en este papel.
Ahora vamos a ponerle nota a esta película. Yo le doy un 10, y lo explico. Si durante dos horas te metes en el papel protagonista de la película, de paso te la crees enterita, además se  te pasa en un suspiro y te olvidas de todos tus problemas...ese amigos ese, es El Lado Bueno De Las Cosas. Y esto es el CINE.