Google+ Followers

jueves, 14 de febrero de 2013

La crítica: LAS VENTAJAS DE SER UN MARGINADO




  En este día tormentoso voy a comentarles la mejor película que he visto. Como si de una precuela tardía de "Reality Bites" meets "High Fidelity" se tratara, el escritor Stephen Chbosky adapta su propia novela al cine, encargándose también de la dirección de la misma.
Primero voy a comenzar por el reparto: el encantador Logan Lerman (Percy Jackson), la no menos encantadora Emma Watson (Harry Potter) y el genial descubrimiento de esta película el gran Ezra Miller. Voy a detenerme en este secundario de lujo. Miller interpreta a Patrick, un inadaptado gay en el último curso del instituto que sale a escondidas con Brad, el típico deportista capitán del equipo de fútbol. el señor Ezra Miller tiene contadas apariciones en la película, pero es tal la ternura que despierta cada uno de los ricos matices con los que dota a este personaje que yo espero fervientemente un "spin off" centrado en el personaje de Patrick.
 Vayamos ahora con Logan Lerman, esta gran promesa de Hollywood empata éxito con fracaso, pero no le tiembla el pulso en aceptar papeles alejados del star system comercial, y no regala pequeñas joyas como esta.
  Luego está el love interest de Lerman, nada menos que la señorita Watson, que huye con este papel del encasillamiento de los Potter para aceptar un papel de instituto ADULTO. Muy buena su interpretación.
 En general el trío protagonista sobre el que se sustenta la historia borda cada uno de los felices minutos que he disfrutado en el visionado de esta película. Solo lamento el hecho de haberla visto en video y no en una gran sala como se merece esta fuckin´master piece.
 He mencionado al principio dos de mis películas favoritas "Bocados de Realidad" y "Alta Fidelidad", curiosamente las dos son adaptaciones de libros que retratan la generación de sus protagonista con un personaje de excepción: LA MÚSICA. Bien esta película comparte el mismo espíritu, pero lo lleva mas allá siendo un fiel reflejo de todos los que crecimos en los 80/90 y grabábamos cintas TDK  de vinilos de Bon Jovi, Aerosmith, Queen, Transvision Vamp, Led Zeppelin, etc, etc. para alguna chica que no nos hacía ni puto caso, quiero decir que eran señoritas mas embelesadas con las gracietas de los futbolistas y sus torneadas piernas, que con los feos, gordos, cuatro ojos, amantes del cine y de  la música.
  Quedaos con una frase lapidaria de la peli "No tenemos el poder de cambiar de dónde venimos, pero sí de elegir a dónde vamos". Y de eso va esta jodida obra maestra, de las decisiones que tomamos, de las personas que nos acompañan en el camino, y de la banda sonora que disfrutamos al mismo tiempo.
  Confesaros que se me saltaron las lágrimas cuando sonó la mejor balada escrita hasta el momento, el "Don´t dream it´s over" de Crowded House, o el "We can be heroes" de Bowie.
  Estaré muy pendiente de cualquier cosa que haga este nuevo genio Stephen Chbosky, que ha conseguido que recuerdo, que yo también fui joven.
  Toda, todita la película te emocionarás, vibrarás, sentirás cada una de las situaciones como propias, pensando sola y únicamente en: por favor que no se acabe esta puta película, espero que mi aletargado cerebro se confabule con mi retina y grabe cada segundo del metraje en un espacio que  no se me mezcle con las cosas de alemán.
  NO LA PUNTUO, NO TENGO ESCALA, ESTÁ EN OTRA LIGA, EN OTRO PLANO
ESTÁ EN MI MENTE...PARA SIEMPRE.