Google+ Followers

lunes, 18 de marzo de 2013

La crítica: EL LADRÓN DE PALABRAS.



Voy a empezar por la nota: UN DIEZ
Y ahora paso a explicaros por qué. Brian Klugman y Lee Sternthal, tienen un guión que solo venderán si se lo dejan dirigir, y así ha sido debutando en la dirección con su propio guión.
 La película es complicada de explicar, pero aún así voy a intentarlo.
Dennis Quaid es un escritor de éxito que hace una lectura pública de su libro mas conocido, en su narración vemos a un joven matrimonio formado por Bradley Cooper (que es escritor) y Zoe Saldana. Cooper no consigue que le publiquen nada y encuentra un libro que roba y publica como si fuera suyo, entonces aparece Jeremy Irons que es el verdadero autor del libro. Irons no pide nada mas que escuche la historia que hay detrás de su libro. Entonces entramos en una tercera historia que es la de la gestación del libro robado. Al mismo tiempo, en los descansos que hace Quaid de la lectura de su obra de éxito aparece Olivia Wilde, que interpreta a una joven que quiere desenmascarar a Quaid, pues piensa que Cooper es un alter ego suyo.
 No habéis entendido nada. Mejor COÑO ved la jodida película. ES MUY BUENA.
 Además. lo mejor que tiene es un aire de frescura e innovación en la manera de contar la historia, que me hace pensar que hasta un estúpido como yo es capaz de ver buen cine como el que nos regala esta pareja de guionistas y ahora también directores. Otro valor que me gustaría destacar es lo arriesgado de sacar adelante una producción como esta, ahora mismo donde impera el consumo de las fast movies, que yo mismo devoro, pero que tengo el placer de descubrir que los productores de Holywood son capaces de intentar cosas nuevas.
 Bradley Cooper y Dennis Quaid, sin duda lo mejor de la película, sin desmerecer a Irons, Wilde y Saldana.
 "Si robas las palabras robas el dolor que hay en ellas". Moraleja: plagio=k.k.
La nota...ya la puse un 10. Perfecta, redonda, esférica, con un final abierto nada usual en Hollywood, donde solo valen las historias autoconclusivas (menos esta que se les ha escapado, gott sei dank).