Google+ Followers

viernes, 8 de marzo de 2013

La crítica: PERSIGUIENDO MAVERICKS.

Curtis Hanson y Michael Apted son dos grandes directores que se han unido para contarnos una vida, una corta vida, la de Jay Moriarity. Este chico californiano fue una leyenda del surf, que inspiró a otros muchos a dedicarse a este deporte. Yo soy de un pueblo de pescadores de una isla donde se mama el surf desde que naces, pues aquí en Gran Canaria, se puede practicar durante todo el año. Y aquel (como yo), que por sus características físicas no se haya subido a una tabla, siempre tuvo la alternativa del bodyboard, aquí lo llamamos boogey.
  Todos los de mi generación tenemos en mente "El gran miércoles", bien esta es una película distinta.
Estamo ante la relación paternofilial mejor descrita en años.
  Gerard Butler es Frosty Henson, el mentor de Jay (Jonny Weston). Lo conoce desde niño, sabe que no tiene padre, que su madre es alcohólica (Elizabeth Shue), y que su única manera de estar en paz es en el agua esperando la siguiente ola.
 En Santa Cruz, California, hay una época donde vienen una serie de olas gigantes las Mavericks del título. frosty las cabalgó en su juventud, y el joven Jay está empeñado en que lo enseñe a sobrevir la embestida de Mavericks.
 El método de enseñanza es de lo mas curioso, incluye largas sesiones de remo, así como redacciones sobre la vida y observación de las corrientes.
 la película tiene lo que mis amigos Fran y Gerardo llaman "aire de telefilm", pero creo que no es casual, sino mas bien hecho a posta con la intención de no ser grandilocuente, sino mas bien mostrar su vida desde un punto de vista real, con los pies en el suelo. Por eso no busquéis grandes efectos digitales, pues no los tiene. Aquí hay cine hecho con mas cariño que medios. Con un espíritu de no destacar ni los paisajes ni el mar, sino dando todo el empuje y fuerza posible a la relación de Frosty con el joven Jay.
 Sabéis que mis críticas van mas de lo que me hace sentir la película cuando la veo así como el poso que me deja tras su visionado, que de inteligentes apreciaciones sobre encuadres o planos.
 Yo soy un simple taxista que ama el cine, pues este consigue que durante el tiempo que dure la película y por el precio de una entrada, yo viva vidas que no son la mía. Por tanto esta película me ha hecho vivir la vida de Jay Moriatry, sentir sus miedo a perder a su amigo y a su novia. Su dolor por no tener un padre y su descubrimiento al ver la figura paterna reflejada en los ojos de Frosty.
 Por todo lo que me ha hecho sentir y por el buen sabor de boca que me ha dejado le doy un 9.
No tiene el 10 por el final. Era en mi opinión totalmente innecesario mostrar nada mas allá de cuando su novia va a hablar con Frosty y se produce el fundido a negro. Aún así, gran película que gustará a TODO EL MUNDO.