Google+ Followers

viernes, 31 de mayo de 2013

La crítica: R3SACÓN

    Bueno, con mi corrección política habitual, voy a empezar por el final. Si en las dos anteriores lo importante eran los créditos finales para ver las fotos de la juerga que no se mostraban durante el film, en esta es de crucial importancia quedarse al final, pues hay escena postcréditos, que deja el final abierto a una cuarta parte que promete ser la hostia. Todo dependerá de la taquilla de esta entrega, claro está.
 Un breve repaso al director de esta trilogía Todd Phillips: Old School, Road Trip, Starsky & Hutch y Salidos de Cuentas. Una curiosidad, en casi todas sus  películas hay una boda con celebración incluída. En ellas siempre aparece un amigo suyo actor, cómico y cantante acreditado como Dan Finnerty. Su papel siempre es el de cantante de bodas que se propasa haciendo gestos obscenos a las las invitadas.
en Old School su personaje es wedding singer, en Starsky & Hutch es Bat Mitz Vah singer, y en Resacón es otra vez Wedding singer.


 Lo que  caracteriza a esta trilogía son las inverosímiles situaciones en que se ven envueltos este trío.
El esquema vuelve a repetirse en esta entrega...pero no del todo. Aquí no se despiertan sin memoria y faltándoles a  mi preferido Justin Bartha. No, aquí lo pierden de otra manera mas peligrosa si cabe.
 La nueva incorporación es John Goodman, con muy pocas escenas pero verdaderamente divertidas e interpretándo al archienemigo de Chow (Ken Jeong), que se convierte en el verdadero motor de la historio robándo a los protagonistas la mayoría de las escenas.
 Esto funciona así, cuando Alan hace una locura increíble, viene Chow y le da 10 vueltas con otra mas estrafalaria aún.
 Un poco descolgados quedan los geniales Bradley Cooper y Ed Helms, en pro de la irreverente comicidad de Galifianakis  y Jeong. Pero esto no es un fallo, sino un signo de generosidad a favor de un resultado final que te deje harto de reír.
 La banda sonora sigue siendo parte esencial, Alan cantando el Ave María con voz de castrati. Chow cantando el I belive i can fly mientras vuela en paracaídas por Las Vegas.
 Han oído bien, Las Vegas, vuelta a donde todo comenzó con regreso de Heather Graham incluído. Allí se han dejado la pasta, con una memorable escena en el Caesar´s Palace que no te dejará descansar las mandíbulas.
 Bueno, mi nota es un 10, me parece mucho mejor que la segunda, que se limitaba a repetir el esquema de la primera, pero en otro lugar. Esta es mas atrevida, se ríe de sí misma. Hay gags en segundo plano mientras la cámara enfoca en plano corto al protagonista, y me refiero a gags de humor de tono negro subido (los que a mí me gustan).
 Una pena lo desaprovechado que está Justin Bartha, un actor muy versátil, sea cual sea el papel que le den a interpretar.