Google+ Followers

domingo, 26 de mayo de 2013

La crítica: SUPERMAN

Muchos no lo sabrán, el escritor de El Padrino, Mario Puzo es autor del guión de Superman 1 y 2. 
 Los Salkind, padre e hijo, eran judíos exiliados a los Estados Unidos tras la segunda guerra mundial. Tenían mucho dinero, se hicieron con los derechos de Superman para el cine, y tras el éxito de Star Wars Warner Brothers quería tener su megahit. Los Salkind contrataron a Richard Donner que acababa de estrenar el éxito comercial The Omen. Nadie había cobrado nunca tanto dinero por una película, pero había truco, tendría que dirigir también Superman 2 por el mismo dinero. Ambas se rodarían simultaneamente. 
 Donner creía que había que darle empaque al asunto para que no pareciera un mero Cartoon, así que dedicó un 5% del presupuesto por 2 semanas de rodaje con Marlon Brando haciendo de Jor-el. Brando siempre reconoció que fue el  trabajo mejor remunerado de su carrera 
 Luego necesitaba al villano, así que se lo pidió a Gene Hackman. Este aceptó pero con la condición de que no le afeitaran su bigote. Donner se encontró con Hackman y le dijo: Luthor no lleva bigote, Gene... Si tu te lo afeitas yo me afeito el mío, este es mi nivel de compromiso. Hackman aceptó. En ese momento Donner se arrancó un bigote falso que llevaba provocando la carcajada de Hackman por el astuto engaño del director. 
 Ahora le faltaba un pequeño detalle. Kal-el el último hijo de Kripton. Robert Redford, Paul Newman, incluso se rumerea que Steve Mcqueen audicionaron para ser el hombre de acero. Hasta el dentista de la mujer del productor. Nadie daba con el perfil. Un joven y escuálido veinteañero se puso las mallas e hizo la escena del balcón de Lois. El porte, la bondad y fortaleza que emanaba de su aura era sin duda la personificación de los valores de Superman. Christopher Reeve fue Superman dentro y fuera de la pantalla.  Pues en ese momento había que ponerlo a entrenar.  Con David Prowse , el actor culturista tras la máscara de Darth Vader que le haría ganar 25 kg de puro músculo en algo mas de tres meses. 
 Glen Ford sería Jonathan Kent, sin duda el mejor papel de su larga carrera. Todavía se me pone la piel de gallina cuando se desmaya fulminado por un infarto. Margot Kidder es Lois Lane, otro gran acierto, guapa simpática, lista, una verdadera mujer del renacimiento. 
 Los problemas del film. Principalmente económicos. Donner quería plausibilidad, o sea, que superman volara de verdad. Hubo que inventar muchos de los efectos. Una evolución de los de Star Wars, en los que se fotografiaban las maquetas y luego se cortaban y se pegaban sobre los fondos, y vuelta a fotografiar la composición resultante. Aquí utilizaron otra máquina hecha por encargo para la ocasión se le llama comúnmente: La Truca. Consiste en una cámara montada en una grúa con control de movimiento que graba al actor en primer plano mientras simula que vuela. Al mismo tiempo que es reflejada su imagen en un espejo invertido y sincronizada con los fondos en movimiento para lograr el efecto de vuelo. Una verdadera pasada para el año 77. 
La música. Se le encargó al maestro John Williams. Donner le pidió queel estribillo   fuera como gritar Superman, pero con música. Y esto hizo Williams. Una fanfarria que en su momento álgido evoca el grito de Superman!!!  A día de hoy es la banda sonora de superhéroe mas reconocida del planeta. Todo el mundo sabe tararearla. Mis sobrinos saben y son pequeños, creo que ha sido impresa en el  adn familiar.  
 Todo esto cuesta dinero, dinero que se acababa. Los Salkind consiguieron mas pasta de Warner, pero la relación con Donner ya estaba rota, así que lo remplazaron por Richard Lester en la secuela. Esto era un verdadero despropósito pues el 85% de Superman 2 es de Donner, aún así quedó acreditado Lester como el director. Con resultados de calidad claramente inferiores, convirtiendo la secuela en una indigna sombra de la gran obra del señor Dick Donner. 
Superman 1 es la mejor película basada en un cómic que se haya hecho hasta el momento. Ni siquiera Los vengadores le hacen sombra. A la espera de El Hombre de Acero de Snyder estamos todos anhelando que sea una digna reinvención del primer y mejor superhéroe del cómic...SUPERMAN. 
Un 10, por supuesto.