Google+ Followers

martes, 4 de junio de 2013

La crítica: AFTER EARTH.



M. Night Shyamalan dirigió El Sexto Sentido y luego El Protegido, ambos basados en sus propios guiones. Luego Señales, El Bosque, La Joven Del Agua, El Incidente y Airbender. La que menos me gusta es El incidente, y la que mas Airbender (me van a matar, los críticos opinan exactamente lo opuesto a mí).
 A mi personalmente me encanta este director indio, que además es guionista y que se declara pupilo de Spielberg, el mejor director que parido la madre patria americana.
  After Earth no está siendo siendo para nada lo que se esperaba de ella. Tras el fracaso de Airbender y con el reclamo de tener de nuevo en pantalla juntos a Will Smith y su hijo tras la genial En busca de la felicidad, se suponía que esta iba a ser un megablockbuster.
 Parece que no lo va a ser visto el flojo estreno en tercer lugar de la lista de la recaudación. 
Pero eso a mi me la trae floja, quiero decir que no me importa en absoluto, así que vamos al turrón.
 After Earth no es la mejor película de este director, pues es bastante previsible y vacilona, muy al contrario de lo que nos tenía acostumbrados. Pero ¿es por esto una mala película? Para nada. Es una buena película, el problema es que con estos actores, y con este director uno espera una película mas compleja. Pero es un gran divertimento veraniego para toda la familia.
 El tema. La tierra fue arrasada en un futuro lejano por los aliens. Los humanos escaparon hace cientos de años y viven en colonias. Un padre militar y su joven hijo soldado van en una nave a una misión que sale mal y hacen un aterrizaje forzoso en le tierra.
 El padre está mal herido y su hijo tendrá que ir a la zona mas alta a mandar un sos cósmico.
 El diseño de producción es simplemente cojonudo. Las naves están inspiradas en peces como la manta, y los animales y la vegetación son altamente imaginativos y de una deslumbrante belleza.
 Todos los públicos disfrutaran  este  film, sobre todo los que no esperen la típica película lenta de Shyamalan, pues es veloz y audaz, en la acción en la narración y en los diálogos. Lo mejor sin duda es el puto Will Smith, que vuelve a dar una lección de interpretación en un papel absolutamente alejado de lo que nos tiene acostumbrados. Al ser el que está herido, y que darse en los restos de la nave, vemos que tiene que hacer una autocontención de su histrionismo habitual, y expresar con el mínimo gesto un sin fin de emociones, lo cual logra en cada primer plano que el director le regala. Y luego está el contrapunto. Su hijo, todo emoción y adrenalina, pura testosterona en movimiento, ha nacido un nuevo héroe de acción y se llama Jaden Smith. Se recrea haciendo el solito las escenas de los especialistas, y no falla en sus partes dramáticas, no señor.
 Al final es la típica historia de un niño que se convierte en hombre a través de la mirada de su férreo padre.
 Mi nota es un 9, porque esperaba mas complejidad, pero es sin duda una gran pop corn movie.