Google+ Followers

viernes, 1 de noviembre de 2013

La crítica: THOR EL MUNDO OSCURO.

Alan Taylor no es Kenneth Branagh (Thor 2011). Marvel ha contratado al creador de Juego de Tronos para hacer esta mierda de película. No está a la altura de la primera, pero es que no está a la altura ni de Batman & Robin. No me extenderé demasiado enumerando sus errores porque no quiero aburrios, pero os diré que  el dios del trueno no invoca al trueno ni una sola vez no se ve el rayo característico que el puede dirigir cuanto levanta su martillo. Pero es que tampoco hay una escena de amor entre Jane Foster y Thor. Solamente se limita a plagiar el idílico encuentro del Episodio 2 de Star Wars con la misma actrizNatalie Portman, quedando una escena ridícula, como el corte de la mano de Thor, otro plagio que no viene a cuento.
 El guión fue escrito y rescrito. Marvel estuvo a punto de despedir a Taylor. Joss Whedon vino a intentar salvar los muebles, pero esto no hay quien lo arregle, ni siquiera el cameo del Capitán América.
 El personaje de Eric Shelby queda relegado a un loco que al final no lo está pero que desaparece en la batalla final sin que se sepa a donde ha ido a parar. Darcy tiene un becario que no pinta nada ni tiene motivo ni papel ni nada de nada, el malo de la película es un christopher Ecleston lleno de maquillaje y carente de expresividad. El amigo oriental de Thor está ausente toda la película. Zachary Levy es un sustituto de Joshua Dallas que no se le parece en nada, además de tener una pésima interpretación.
 Desastre tras desastre. Lo único bueno es el acercamiento a Guardianes de la Galaxia en el tono general y el diseño de producción de las naves.
 No hay ritmo la comicidad no encaja con el tono oscuro, el malo es inexpresivo y no tiene el carisma de Loki.
 Ahora voy con lo positivo: las interpretaciones de Hemsworth, Hopkins, Hidlestone, Russo, Dennings y Elba.  Todos están muy bien en sus papeles y hacen lo que pueden.
Mi nota es un 3. Una película mediocre, muy irregular. Un producto descuidado hasta decir basta.