Google+ Followers

viernes, 24 de enero de 2014

La crítica: EL LOBO DE WALL STREET.

   



Martin Scorsese vuelve a trabajar con Leo DiCaprio en un biopic tras la genial "El aviador", y han elegido para la nueva colaboración la autobiografía del controvertido Jordan Belfort.
 La película para que se hagan una idea, es una comedia, gamberra de calidad ya que dirige Scorsese, pero es eso, una comedia gamberra, de hecho solo hay una escena dramática cerca del final del film, en la que DiCaprio pega a su mujer (la bellísima Margot Robbie, todo un descubrimiento).
 ¿De qué va la peli? DiCaprio es Jordan Belfort, un joven agente de bolsa, que de la nada, monta una empresa valorada en cientos de millones de dólares. El es simplemente un vendedor, pero aprenderá de su mentor que no se puede estar en esto sin estar colocado. La irreverencia domina todo el film: drogas, sado, alcohol, y todo lo que no se suele mostrar en una película que aspira a los Oscars.
 Es un film comercial, muy comercial, no entiendo a los críticos que lo llaman incómodo o extraño. La palabra que mejor lo califica es EXCESIVO.
 Y para coprotagonizar una comedia gamberra con esteroides han elegido a todo un especialista Jonah  Hill. Este orondo actor brilla a la altura de Leo sin que se distinga cuando están juntos cual de los dos es mejor.
 Luego está Matthew McConaughey  que tiene un papel como mentor de DiCaprio que resuena a lo largo de todo el extenso metraje.
 El reparto es casi inabarcable para una crítica como esta: Kyle Chandler, Jon Favreu, Rob Reiner,  Jean Dujardin (hilarante), etc., etc.

 Pues esto es como "Uno de los nuestros" + "Casino", pero en plan cachondeo padre. Todos los actores están geniales, pero Leo sigue siendo el puto amo, arriesga como nadie, hace escenas peligrosas convirtiéndolas en desternillantes. La otra estrella de la película no es actor, es Marty, el director, que vuelve a reimaginar la comedia de humor grueso, vistiéndola y disfrazándola de película seria (QUE NO LO ES). Es una puta broma muy bien hecha, me meo de risa cada vez que veo la escena en que Belfort conduce colocado, y así hay muchísimas secuencias que harán que te olvides de la solemnidad de la propuesta.
 La única pega....son en realidad 2:
1.- Excesivo metraje.
2.- La dramática escena de violencia de género, que desentona completamente con el resto del film.
12 sobre 10: putos genios, dios salve al tándem Scorsese/DiCaprio.