Google+ Followers

jueves, 16 de enero de 2014

La crítica: LA LEYENDA DEL SAMURAI.

El Bushido es la bíblia de los samurais, y dentro de ella, la historia mas famosa es esta "47 ronin".
Japón, la edad de los señores feudales protegidos por sus guardaespaldas particulares, los samurais.
 Ronin es el nombre que se les da a los samurais que no sirven a ningún señor.
Universal ha apostado fuerte por esta superproducción, y ha perdido.
 106 millones de dólares recaudados en todo el mundo con un presupuesto de 175 millones de dólares. Está claro que no va ha recuperar su inversión.
 La historia: dos clanes enfrentados que buscan sellar la paz uniendo al hijo de uno, con la hija del otro. Pero una bruja que trabaja para uno de los dos, hará que consigan quedarse con las tierras y los soldados, sin necesidad de compartirlos.
 Keanu Reeves vuelve al protagonismo de una superproducción. Él está mas que correcto, incluso diría que está por encima de la media de sus interpretaciones, entonces ¿que es lo que falla? ¿los secundarios?
La respuesta es no. Los secundarios son todos muy buenos actores, estrellas en su país, con mucha experiencia ante las cámaras, que queda patente en cada uno de los planos.
¿Es el problema el director? la respuesta es nuevamente no. Carl Rinsch se enfrenta a su opera prima con pulso firme. Se recrea en el preciosismo de sus imágenes, aguanta bien el tirón de la complejidad de los efectos digitales, y consigue integrarlos a la perfección con las interpretaciones de sus actores.
Entonces ¿qué coño ha fallado? Ha fallado Universal. Que no ha gastado un puto duro en promoción condenando al ostracismo a una película mas que digna que tiene un 3d acojonante, que no solo es buena como peli de efectos, que es una peli hecha con el corazón, con el compromiso de unos actores
que se dejan la piel, sobre todo con un director novato que dará mucho que hablar.
 Este film no naufragará del todo porque el boca a boca va a funcionar. Te dejaré un titular:
Este es el Señor de los Anillos japonés. Esto implica que hay acción, monstruos, humor, amor y mucha poesía (de la buena, no de la amariconada).
9 sobre 10. No le doy el diez porque yo le habría metido mas artes marciales, que Keanu es un máquina coño. Aunque me sorprendió las patadas que pega el cabrón, no olvidemos que tiene 50 años. Está hecho un chaval. Muy sobrio en su interpretación, ha mejorado, y mucho.