Google+ Followers

viernes, 7 de febrero de 2014

La crítica: LA GRAN ESTAFA AMERICANA.






David O. Russell une el reparto de sus dos últimas películas "The Fighter" y "El lado bueno de las cosas" en una especie de all stars Russell llamada "American Hustle".
 Lo aviso, no me ha gustado, no he logrado conectar con la historia, sí con los actores, todos de puta madre, sobre todo el cuarteto protagonista: Christian Bale, Bradley Cooper,  Jennifer Lawrence y sobre todo Amy Adams.
 ¿De qué va la peli? en los años 80 los estafadores son los amos, Bale y Adams son una pareja de timadores que llegan alto, tanto que se topan con un agente del f.b.i. (Cooper). Este los tiene cogidos por los huevos, y les propone un trato, si consiguen 4 arrestos de políticos importantes los dejará libres.
 Jeremy Renner es un alcalde muy carismático que se hace amigo de Bale y les abre la puerta para una posible estafa a unos congresistas, entre tanto Cooper se enamora de Adams, una de las parejas de Bale (pues el hijoputa tiene dos golfas, Amy Adams y Jennifer Lawrence), no´s tonto niná.
¿Qué falla? pues la historia, demasiado larga e increíble, sobre todo por un maquillaje imposible de Christian Bale, que interpreta cojonudamente a un timador de pocamonta, pero que tanta prótesis capilar  empaña su estupendo trabajo.
 Además el guión es confuso y enmarañado, cuando en realidad la historia se podía haber contado de una manera mucho mas filmable y menos cuentista.
  Christian Bale sobre sale cada matiz cada gesto, puto amo. Amy Adams, tan bella como Lawrence, pero mejor actriz. Bradley Cooper es genial, muy divertido, menos mal que Russell no le dio el papel al varapalo de Mark Wahlberg.

 David O. Russell no es Tarantino ni Soderbergh, y se nota, obtiene unas buenas interpretaciones pero una película irregular. 
 A mí no me ha gustado del todo, le doy un 6 por los actores, únicamente por ellos. Al director le doy un 4, y al guión un cero.
 Lo mejor, los últimos 15 minutos recuerdan a "El Golpe", y desentonan con el resto del film, yo hubiera hecho toda la película con el mismo tono que los 15 minutos finales, y no cabalgando entre Tarantino, Russellero mejor actriz. Bradley Cooper es genial, muy divertido, menos mal que Russell no le dio el papel al varapalo de Mark Wahlberg.

Lo dicho un 6.