Google+ Followers

sábado, 19 de julio de 2014

la crítica: EL AMANECER DEL PLANETA DE LOS SIMIOS

A ver si me acuerdo...
En 2011 Rupert Wyatt sorprendió al mundo con una precuela del Planeta de los simios (el origen).
James Franco, John Lithgow, Brian Cox y Andy Serkis sostenían una casa sólida como el hormigón armado. Una película de 10.
 Ahora el pupilo de JJ Abrams Matt Reeves coge el testigo de Wyatt y convierte una pop corn movie en un drama redondo, esférico sin aristas ni fisuras, cuasi perfecto.
 Lo primero, el reparto: Andy Serkis sigue siendo Caesar, Gary Oldman es un humano semi villano, Keri Russell es la chica de la peli, y el protagonista junto con Caesar es Jason Clarke, un actor semidesconocido en España que se mueve con soltura y comparte el peso de la función sin que se le vea titubear en ningún momento.
¿De qué va esto? pues secuela directa de la anterior, traslada la historia 10 años en el futuro, se olvida de James Franco y convierte la situación de los humanos supervivientes enfrentados contra los simios evolucionados en una especie de alegoría del Western americano, esto es, los conquistadores y los indios luchando por el territorio. De paso se olvida de la historia de los astronautas de la primera parte para ahondar en cómo viven los simios y como sobreviven los humanos.
Paso a paso, con pulso firme, se construye un drama de actores, dónde los simios superan interpretativamente a los humanos, a todos los humanos. Hay que tener en cuenta de que estos simios se basan en la captura de movimientos y de expresiones faciales de gente como Serkis.
 La acción es menor que en la primera, pero mas intensa. La música es el guiño a la saga de los 70 con una percusión que te hará ver de nuevo en tu mente a Charlton Heston luchando contra Roddy Mcdowall. Otra vez se obvia por completo la muy infravalorada versión de Tim Burton, pero no importa, lentamente vamos conociendo como los simios empiezan la guerra contra la humanidad por la supremacía en el planeta.
 Los efectos especiales son inmejorables, no se olviden de que los de la anterior película eran impresionantes, pues ahora parecen de juguete, ahora son reales, sobre todo en los primeros planos, yo la he visto en 3d y acojona MUCHO.

La única pega. El final. La marca de la saga siempre ha sido un final rompedor que te deje el culo torcido: la estatua de la libertad en la playa, el Washington distópico de Burton y La primera vez que Caesar habla en el Origen. En esta no hay un final que te deje las entrañas del revés, es un final abierto a una tercera parte que ahondará en LA GUERRA.
mi nota: UN DIEZ.