Google+ Followers

martes, 26 de agosto de 2014

La crítica: BEGIN AGAIN


Empezar de nuevo, nada me ha inspirado tanto para hacer una crítica desde que hace dos años vi "Las ventajas de ser un marginado".
Begin Again es toda una carta de amor a la sencillez, al individualismo, en definitiva a luchar por lo que te apasiona.
 Mark Ruffalo es un dios, todo lo que hace está bien, repasen su carrera, el hermano secreto de Jake Johnson (ellos aún no lo saben) protagoniza la historia en la que el no es no es el actor principal, pero  roba cada escena.
 La protagonista es en realidad Keira Knightkey, que de ser una de las Padme Amidala de la Amenaza Fantasma, pasó a protagonizar sus propias peículas. Es una gran actriz, muy natural y sencilla, real nada de artificios, todo sutilidad y dulzura.
¿De que va la peli? Un productor discográfico en horas bajas (Ruffalo) encuentra la inspiración en una jóven inglesa que canta en un bar (Knightley), pero es que esta jóven tiene su propia historia con un famoso Cantante y actor interpretado por Adam Levine (Maroon 5).
 Levine demuestra que sabe cantar y actuar, toda una sorpresa. Este chico puede dedicarse plenamente a esto, pues aguanta el plano con pesos pesados de la actuación perfectamente, sin pestañear.
 Pues nada Ruffalo no encuentra apoyo en socio y decide lanzarse solo en producir el disco de Keira y grabarlo en la calle. Es aquí es donde encontramos el plató de la peli: La ciudad de Nueva York ¿no es fantástico?
 Ruffalo conectará con esta chica, hasta el punto de que comparten los auriculares del ipod y sabiendo que es lo que escuchan el uno y la otra, conocerán muchísimos detalles de sus personalidades, casi como si se conocieran de toda la vida, como una especie de intercambio telepático. Si nunca has estado en una situación como esta, sería fantástico que te pasara.
 Un puñado de grandes canciones compuestas para el film, unas interpretaciones minimalistas sin artificios y un director irlandés John Carney, que también escribe, y que recuerda muy mucho (y esto es bueno) a Stephen Chbosky.
 Espero ver mas de John Carney, espero que Hollywood no me lo cambie, ha compuesto una melodía de imágenes que obligan a acelerar la circulación sanguínea de tus venas haciendo de nuevo sentir tu sangre fluir a través de ellas. E
stás vivo, y lo notarás viendo BEGIN AGAIN
por cierto, un puto 10.