Google+ Followers

martes, 13 de enero de 2015

La crítica: CORAZONES DE ACERO.

David Ayer es ante todo escritor, aunque también dirige. Suyo son los libretos de "U-571", "A todo gas (remake bastardo de "le llaman Bodhi"), "Training day", "Harsh Times", "End of watch", etc.
Algunas de estas últimas joyas también las dirigió. Soy fan del Ayer director, tanto como del escritor. Tiene un estilo duro y directo, muy similar a otro genio llamado Kurt Wimmer.
¿De que va Fury? Pues del homónimo tanque en los últimos días de la segunda guerra mundial. Alemania se encuentra debastada pero los soldados nazis tienen orden de luchar sin tregua hasta el final. En el mencionado tanque comandado por Brad Pitt entra un nuevo artillero. Logan Lerman (un papel hecho a su medida). Tambén están dentro del mismo Michael Peña, Jon Bernthal, y ojito con Shia LaBeuf en el papel secundario de su vida.
David Ayer no es nada complaciente con la tropa americana. Dibuja a un ejército no tan bueno como lo pintan otras producciones Hollywoodienses. De hecho esto no es "Salvar al soldado Ryan". Aquí los nazis son unis hijos de puta pero los americanos lo son aún mas. 
Hay muchas escenas de acción, muertes violentas rozando el gore.  Una guerra grotesca una  historia que se repite al igual que en la conquista americana donde los indios son sustituidos por los alemanes. 
Brad Pitt no es el protagonista, lo parece, pero no lo es. Este carismático actor muy contenido y sobrio como siempre es el pegamento que mantiene unido al dispar grupo. Un papel bastante alejado de los que suele interpretar. Un tipo atormentado por una guerra en la que entró en juego hace ya demasiado tiempo. 
Michael Peña: el fetiche de Ayer tiene frases y momentos simpáticos. Sin duda es el bufón de esta pequeña corte además de cumplir la cuota hispana de pantalla. 
Jon Bernthal. Ojito a este pedazo de actor que saltó a la fama con la serie mas famosa de Zombies. Jon construye un personaje que pasó el borde de la locura a causa de una guerra en la que el saqueo y la violación van de la mano. Su composición pasada de vueltas aún me estremece. 
Shia LaBeuf. El actor del club disney coetaneo de Justin Timbelake, Cristina Aguilera y Britney Spears ha crecido. Se ha hecho un hombre. Ahora es un ACTOR. Su personaje apodado Biblia tiene poca participación pero clave, robando con la veracidad de la interpretación de Shia cada una de las escenas del film. Shia se ha dejado bigote, el pelo largo y se hacía cortes reales en su rostro. Se dejó de asear y andaba borracho la mayor parte del film. Pitt se quejó a la productora. Las interpretaciones de Shia son casi las mejores solamente superadas por las de Logan Lerman. 
Lerman es el benjamín del grupo. No cabe duda de que Ayer escribió esto pensando en él. En su sensibilidad. En su bondad. En su inocencia. En un solo día en la batalla tendrá que aprender a matar. Su personaje es religioso. Su conciencia que da tocada y hundida por las atrocidades que presencia. Pitt será su mentor y su guía. 
Hay solo una cosa que no me gustó de la película. La lucha de egos de sus actores, concretamente los de Pitt y LaBeuf perjudican el final del film. 
Pitt obligó a meter con calzador una réplica al versículo que enuncia Shia n
Una pena pues era el  momento culmen de la película y LaBeuf no puede evitar reírse cuando Brad Pitt comenta el lobro de Isaiah. 
Un 9,9 
No fiarse de las profesoras de inglés, pues dicho educadamente, no tienen ni puta idea.