Google+ Followers

lunes, 19 de enero de 2015

la crítica: LA TEORÍA DEL TODO.




Tras la genial "Shadow Dancer" James Marsh recoge el encargo de Jane Hawking, la primera esposa de Stephen Hawking para adaptar el libro de sus vivencias con su marido.
Stephen y Jane se conocen en Cambridge, el está apunto de revolucionar la física cuando se diagnostica esta terrible enfermedad. Enfermedad de Lou Gueri o de la neurona motora
El cerebro no se ve afectado a sí que el handicap será encontrar un modo de expresar al mundo todo lo que encierra esa maravillosa mente.
Felicity Jones es Jane Hawking, para mí la verdadera protagonista del film. Ella hará todo y mas por estar junto al hombre de su vida, la interpretación de Jones es sincera y conmovedora, nada  de artificios, una bella jóven que se enamora de un freak que por raro es también precioso.
Eddie Redmayne es Sthepen Hawking, físicamente se parece, si llegar a ser una parodia, imita los jestos y los ticks, pero en cuanto a como es como persona es todo una figuración de este jóven actor inglés, ya que Hawking hace mucho que no puede expresarse mas que con una máquina, la cual deja percibir muy poco de su personalidad, aunque los que han estado cerca de él ler reconocen un gran sentido del humor, ya ha aparecido en dos ocasiones en la mejor serie freak "The big bang theory".
 Ambos actores se han documentado con las personas a las que representan así que la fidelidad al personaje está garantizada.
Dura dos horas que parecen hora y media, un metraje ajustado y nada tedioso.Es un biopic lineal, nada de flashbacks, quizás la parte mas interesante sea la física teórica, ya que estamos acostumbrados a ver films de penurias humanas, pero este tipo se propuso explicar el origen del universo en una sola ecuación, mientras el suyo se derrumbaba ladrillo a ladrillo. Cuando esto pasa toca remangarse y ermpezar a construir desde los cimientos que han quedado en pie, y si no quedaran, hacer una zanja y formar cimientos nuevos. El lo hizo, y aún lo hace, porque mientras haya vida hay esperanza.
Un diez, molan los biopics ingleses, ya van dos esta semana.