Google+ Followers

sábado, 3 de enero de 2015

La crítica: LA ÚLTIMA AVENTURA DE ROBIN HOOD

Kevin Kline ya interpretó a Douglas Fairbanks (el Errol Flynn del cine mudo) en Chaplin. Errol Flynn sustituyó a Fairbanks orque su voz si superó el cambio del cine mudo al sonoro. Errol murió con 50 años de edad, y Kline tiene 67 pero no os preocupéis Kline se conserva como un hombre de 50 y Flynn parecía tener 70 al morir.
 El Robin Hood de la época dorada del star system norteaméricano tuvo muchas esposas y romances, pero sin duda el mas sonado  fue el que mantuvo con la joven corista de 16 años Beverly Aadland   (Dakota Fanning). 
 Este film es el último capítulo en la vida del genial actor de películas de acción (el Bruce Willis de aquella época). 
 La historia se resume así. Flynn conoce a una corista, la madre de esta es la ambiciosa Florence Aadland (Susan Sarandon) que oculta a Flynn que su hija es menor de edad con la idea de que este la lance al estrellato. Flynn ya en horas bajas verá este amor como el mas puro de su azarosa (es cuando vas mucho a Zara) vida. 
 Esta es una película de actores pero hay quien verá también el paralelismo entre Errol Flynn y el propio Kevin Kline, ya que este último se casó en la vida real con una jovencísima Phoebe Cates (Gremlins) a la que le lleva por lo menos 20 años de diferencia de edad. Kline sorprende a todos en su forma física e intelectual. Se mete como nadie en este galán que Hollywood olvidó prematuramente. 
Dakota interpreta a una chica muy madura para su edad, en contraposición a un Errol Flynn que nunca pasó de ser un niño grande. Esta niña ya no lo es. La hemos visto crecer en nuestros cines y hogares. Es ya una mujer, pero siempre ha sido una gran ACTRIZ. 
Florence (Sarandon) no sorprenderá a nadie. Nunca defrauda, en seguida te olvidas de que es una
 estrella pues se mete como nadie en la piel de esta desalmada alcohólica capaz de romper su matrimonio solo para ver a su hija en la gran pantalla. 
La película no destacará por sus efectos o su presupuesto, pero lo ha invertido todo en contratar a los mejores actores que hacen que el conjunto funcione y que veamos un producto con aroma a vieja superproducción de esas que ya no interesan a nadie entre tantos  hambrientos y divergentes juegos marvelianos. 
Un 10 a los actores. 
Un 6 al film.