Google+ Followers

domingo, 15 de febrero de 2015

la crítica: EL DESTINO DE JÚPITER.

   


Los hermanos Wachowski dirigieron "Matrix", "Lazos ardientes", "Speed Racer" y la muy olvidable "Cloud Atlas". Ahora se encargan de la dirección y el guión de esta "Jupiter Ascending".
Me declaro fan, muy fan de la trilogía de Matrix, así que tenía puestas todas mis ilusiones en esta pieza, pero ha resultado se un bodrio. Se resume así. Una niña extraterrestre es la dueña legítima de la tierra, mientras tanto miembros de una poderosa familia poseedora de la mayor parte de planetas de la vía lactea intentan matarla para que no tome posesión de su propiedad. Un ángel caído se convertirá en su protector.
 A priori la historia promete, los efectos son bastante buenos, no innovadores, pero sí "apañaos". Los actores elegidos son bastante apropiados destacando a Mila Kunis como Júpiter, Channing Tatum como Caine y Eddie Redmane como miembro maléfico de la casa Abraxas.
Los problemas. Una historia insustancial que no conecta con el público, una vuelta de tuerca del mito de la deidad, de una venus custodiada por un ángel. Una serie de inapropiados paisajes haciendo corta y pega del museo Guggenheim para el diseño de la arquitectura de todo un planeta, y así suma y sigue.
 Además tenemos a unos actores que hacen lo que pueden pero que no logran que nos creamos que se quieren, mas bien parecen unos "follamigos" de tres al cuarto (al menos uno de  ellos), mas preocupados de sus calentones propios que de mostrar verdadero amor.
 Hoy en día si queremos pensar en esta epopeya como una mezcla de Star wars y  Dune tenemos que decir que falla en el intento pues aunque muchas cosas visualmente nos recuerden a estos clásicos de la ciencia ficción tenemos que mirar en perspectiva el conjunto, con cierta distancia, como si admiráramos un cuadro y al final nos damos cuenta de lo vacía y carente de sinceridad que es esta obra.
 Es inevitable la comparación co Matrix, esta última además de contar con unos efectos revolucionarios inventados precisamente para este film, contaban con un discurso filosófico que te hacía plantearte la realidad de tu propia existencia, así como de una endiablada acción que adornaba el producto final.
 Por desgracia el destino de Júpiter  es el que ha sido, un fracaso en la taquilla, un film sin chicha que sin duda olvidaremos en un par de semanas. Agradezco profundamente que no hagan secuelas de este fiasco y que se quede como una anectoda mas en la vida de los que asistimos a su advenimiento, no sin antes mencionar que lo malo si es largo...dos veces malo.
 Sé que habrá alguien que recuerde esta experiencia con cariño, que haya depositado todo en ella,yo mismo pensé que permanecería en mi retina durante 20 años, aunque han resultado mas bien 20 minutos.  Para estos, debo decir que no es bueno darlo todo, pues el amor al cine no debe regalarse a cualquiera, hay que estar seguro de que se trata de la película adecuada, y esta amigos...no lo es.
Mi nota es un 0, representa al vacío, a la carencia total de alma, a lo que pudo ser y no fue, al despertar de un sueño que se conviertió de repente  en pesadilla.