Google+ Followers

viernes, 3 de abril de 2015

la crítica: LA CONSPIRACIÓN DE NOVIEMBRE.




    
 Me declaro abiertamente admirador de Roger Donaldson, sobre todo en  las dos  ocasiones que dirigió a Sir Anthony Hopkins.
Una breve sinopsis: un viejo espía de la CIA adiestra a un joven agente, algo sale mal y Pierce Brosnan se retira de la profesión quedándose como agente durmiente. El joven agente se convertirá en un mercenario de renombre.
Como anillo al dedo le viene a este ex 007 este personaje, con múltiples paralelismos con la vida del actor.  A nadie se le escaparán las críticas subliminales al star system donde una estrella emergente queda relegada rápidamente a juguete roto desde  que pase de los 50 (a excepción de los "Expendables") donde seguramente pronto encontraremos al propio Pierce Brosnan.

Este veterano actor sigue en forma, lo demuestra haciendo sus propias escenas de acción sin apenas hacer uso de dobles, pero donde de verdad da la talla el irlandés es precisamente en la parte dramática de la cinta, donde rápidamente nos olvidamos de la estrella para reencontrarnos con el ACTOR. En cierto modo "La conspiración de Noviembre" es una especie de "Nunca Digas Nunca Jamás" cinta que Connery interpretó sin contar con los derechos oficiales para ser Bond. Brosnan no se arriesgó tanto y se ha fabricado su propia saga de espías siendo esta la que da el pistoletazo de salida.
El semidesconocido    Luke Bracey   interpreta al joven aprendiz de agente secreto, que por su pasado con Brosnan hará que se conivierta  en amigo y enemigo a partes iguales, en competidor y en cómplice en determinados momentos de esta cinta de acción. Buena interpretación tanto que a veces eclipsa al protagonista.
Olga Kurylenco, esta ex chica Bond "Quantum of Solace" vuelve a ir de la mano del agente secreto mas famoso en esta aventura al margen de la saga oficial. Aquí se quita la espina de haber sido el florero de la peor cinta de Bond interpretando al verdadero motor de todo lo que sucede en pantalla.




Roger Donaldson es un director neozelandés que ya dirigió a Pierce Brosnan en la infravalorada "Dante´s Peak". Cuando Brosnan se hizo con los derechos de las novelas de Bill Granger donde el personaje principal es  este  Peter Devereaux, espía en horas bajas, en seguida llamó a su solvente amigo Donaldson.
Lo positivo: nada de gadgets ni artificios, un hombre, una pistola y un certero disparo.
Lo negativo ¿dónde está el villano?
Le pongo un 8 por el regusto a Harry Palmer que te deja en los labios. La segunda aventura de Devereaux (que la habrá) será mejor.