Google+ Followers

miércoles, 1 de abril de 2015

La crítica: WHIPLASH







Whiplash es una obra maestra del nuevo Mozart del cine. Al igual que el joven compositor este cuasi debutante director llamado Damien Cazelle (Grand Piano) ha compuesto una sinfonía perfecta extrañamente desligada de la calidad que se le supondría a un chaval que solo tiene 29 años de  edad.
 Han apostado fuerte por el,  tras ver su corto homónimo decidieron darle el presupuesto necesario para este largo que te pone los pelos de punta desde el minuto uno.
Este film es una especie de "Fama" (la película) o de "Oficial y caballero", me explico, un joven aprendiz es puesto al límite por su instructor.
Miles Teller, ese joven DeNiro con cara de bobalicón se mete en la piel de un batería en un conservatorio de élite. Procedente de una familia de deportistas que no entienden nada en absoluto de música intenta labrarse un hueco como batería principal.
Jk Simmons (Spider-man) retoma el mismo papel que interpretara en el homónimo corto para estirarlo hasta el infinito, no solo en tamaño sino también en intensidad.
 Con el ejemplo de Charlie Parker (Bird) y su mentor, los cuales son nombrados no por error en diversos momentos del film, nos encontramos ante una situación parecida, pero mas contemporánea y visceral.


 Teller se deja literalmente la piel en ganarse el puesto como primer batería. Este actor toca realmente la batería mostrándonos nuevamente que es capaz de metirse literalmente en los zapatos del personaje que interpreta, mejor sería decir que vive el personaje, atentos, muy atentos a este chico. por el camino tendrá que renunciar a su novia Melissa Benoist (Glee, Supergirl) a la que intentará recuperar mas tarde para darse cuenta muy a su pesar de que ese barco ya había zarpado.
Sin duda estamos ante un combate pugilístico de dos pesos pesados, el mencionado Miles Teller, genial hasta decir basta y su contrincante  del cual podríamos decir  que mas sabe el diablo por viejo que por diablo. sin duda estoy hablando del enorme Jk Simmons. Que se pone a dieta y se va al gimnasio para imponer tanto física como intelectualmente a sus alumnos, sobre todo al pobre Teller.
Pues ¿qué tiene de especial Whiplash? pues sobre tres fuertes pilares se asienta esta mesa:
1.- Damien Cazelle, que después de escribir la inquietante historia de la genial "Grand Piano" y del corto que da nombre e historia a este film, consigue arrancar las mejores interpretaciones de sus protagonistas, además de conformar una pelícua tensa, incómoda y genial.
2.- Miles Teller y JK Simmons consiguen que sintamos que esta historia es REAL y así nos vamos del cine con la sensación de haber asistido al nacimiento de una estrella gracias a la función irreverente y violenta de un profesor poco común al que odiarás y amarás a partes iguales.
3.- LA MÚSICA y sobre todo la pieza  Whiplash sostienen y se convierten en un protagonista mas de una cinta que no deja indiferente a nadie.
Por todo lo expuesto anteriormente mi nota es un 10 y me recomendación personal es búscala y disfrútala. Ojo a Paul Reiser que tiene un pequeño papel que brilla gracias a la verdad de su mirada.