Google+ Followers

miércoles, 27 de mayo de 2015

La Crítica: Pitch Perfect 2.



La primera parte consiguió que los chicos los hombres fuéramos con vosotras a ver un musical. Su secreto, las canciones estaban integradas en la historia, además era una película gamberra con humor grueso al mas puro estilo de “American Pie”, y eso a los tíos nos hace mucha gracia. De paso tenía unos personajes secundarios cojonudos y una pareja protagonista adorable.
PITCH PERFECT 2. Elizabeth Banks, mi adorada sureña, compagina su papel de actriz con su debut como directora en esta secuela, ya fue productora de la primera.
En mi opinión esta secuela es un descalabro total.
¿De qué va? Las Bellas de Barden han ganado durante tres años consecutivos el campeonato estatal y ahora se enfrentan al internacional donde su mayor rival son un grupo mixto sueco llamado Das Sound Machine.
Las canciones están metidas con calzador, mal escogidas, no integradas en la historia. Intentan que una nueva bella sea el equivalente del personaje de Kendrick de la primera parte, y la emparejan con Benji de los Treblemakers.
Estos son ahora malos de cojones y no ganan nada de nada.
Anna Camp “Aubry” la lider con problemas de incontinencia del bolo alimenticio de “Pitch Perfect” aparece al final de la peli y se une a sus compañeras (???????)
Jesse (Skylar Astin) pasaba por allí, le da un beso a su chica, cobra el sueldo y se marcha.
Rebel Wilson graciosa en su relación con Bumper es lo único que salvo de este despropósito.
Las secuelas deben ser mas de lo mismo pero mas grande. Esto no es mas de lo mismo, esto es una huida hacia adelante en todas direcciones pero sin terminar de materializar ninguna de las tramas y encima cantando canciones que no vienen a cuento como la “Kata” final a modo de imitación de “cups”.
En realidad podrían haber aprovechado que los nuevos rivales eran un grupo mixto y que los trebles y las bellas no, pudiendo quedar la historia de esta secuela de esta manera que yo propongo.
Los Treblemakers se vengan de las Bellas y ganan el estatal, pero deben unirse a las Bellas de Barden para luchar contra el enemigo común extranjero, un grupo mixto.
Mi puntuación es un 4, el problema no es que Anna Kendrick salga poco, el problema es como diría chicote “aquí no hay proyecto” es un quiero y no puedo, un empiezo 4 tramas y no remato bien ninguna. Una secuela indigna de una joya que fue y por siempre será PITCH PERFECT.