Google+ Followers

lunes, 1 de junio de 2015

La crítica: TOMORROWLAND

Empiezo con la puntuación: un 10
Brad Bird dirigió "El gigante de hierro", "Ratatouille" y "Misión imposible 4". El guión de esta "Tierra del mañana" es también suyo a cuatro manos con Damon Lindelof (perdidos).
¿De qué va? Una adolescente hija de un ingeniero de la NASA encuentra un pin que la transporta con solo tocarlo a "Tomorrowland"una tierra futura en un universo paralelo donde conviven las mentes mas privilegiadas de todos los tiempos.
 En esta película hay dos claras moralejas:
1.- Hasta los mas insignificantes actos pueden cambiar el futuro.
2.- Los soñadores deben mantenerse unidos.
Pues sobre estos dos ejes se construye la película del año, puede que de la década, sin duda el comienzo de una saga.
 Britt Robertson es la protagonista indiscutible de la cinta. Esta jóven semidesconocida tiene 25 años, pero en la película tiene un papel de unos dieciocho. Brad Bird la utiliza como Spielberg a su Elliott (bicicleta incluida) para que nos sintamos transportados a este mundo futuro. Es encantadora, para mí la nueva Audrey Hepburn, yo me confieso desde ya enamorado de ella (que raro ¿no?), pues eso una actriz como la copa de un pino. Es la encargada de representar a esas personas ESPECIALES (todos conocemos a alguna, incluso alguno de nosotros podemos ser una de ellas). Este tipo de personas son capaces de empatizar, de sentir, de expresar sin miedo lo que sienten y suelen causar irremediablemente el rechazo de otras que solo envidian ese innato poder.
 Sobre ella Bird hace descansar todo el peso de la película, aunque no está del todo sola.
 Por ahí también pulula Raffey Cassidy que interpreta a una especia de niña robot, con homenaje a "Terminator 1 y 2" incluidos. (Ver como rompe el cristal del coche con el puño, y como corre para alcanzar a un coche en marcha). Guiños cinéfilos aparte merecería un Oscar a la mejor secundaria por la ternura que despierta como máquina con emociones, a muchos les recordará a la "Inteligencia Artificial" de Spielberg.
 Esta película es un 10 a pesar de Clooney.
  George "Parkinson" Clooney (por dios que alguien pare su temblor), es uno de mis actores mas queridos y odiados a partes iguales, capaz de lo mejor y de lo peor. Lo mas desagradecido que tiene es precisamente lo mas que gusta a las mujers, me refiero a sus primeros planos. Es incapaz de decir una sola frase sin su clásico/asqueroso meneo de cabeza. ¿Qué hace Brad Bird? pues le da muchos planos medios y lo pone con barba de guarrete y con la ropa sucia, o sea que lo desviste de su glamour habitual para que en los pocos primeros planos donde menea su cabeza no pensemos de nuevo "ahí está George Clooney haciendo de guapo sexy moviendo la cabeza". Gracias a este truco del director, Clooney no llega a desmerecer del todo incluso a veces brilla al lado de Hugh Laurie.
 Laurie, el Dr. House se pasea en un papel atípico en su carrera de villano de la función. Tiene 3 escenas contadas donde se come la película. Bird es muy consciente de ello y lo dosifica al máximo para que no se convierta en la película del Dr. House.
 ¿Qué sentí al ver esta americanada Disney? pues quien ame el CINE AMERICANO sabrá que lo mejor que han hecho los yankies no es el cine negro de los 50, ni los 70 de Kubrick. Son los 80 de Spielberg, Lucas, Donner, Zemeckis y Cameron. Nadie puede entender el cine sin E.T., Los Goonies, Star Wars, Terminator etc, etc.
 BRAD BIRD lo sabe, construye esta carta de amor de 2 horas que saben a poco, que dejan con ganas de mas, de mucho mas.
 Este es comienzo de una saga. Y yo estaré allí, en la taquilla, comprando mi entrada que será el pin que me transporte a TOMORROWLAND.