Google+ Followers

martes, 8 de septiembre de 2015

La crítica: EL SECRETO DE ADALINE





Para las personas que no puedan esperar voy a empezar por el final.
El secreto de Adaline es un diez y ahora voy a justificarlo. 
Una breve sinopsis: Adaline nació a principios del siglo pasado, se casó, tuvo una hija, enviudó y tras un accidente de coche dejó de envejecer. 
Blake Lively es Adaline. Esta californiana de 28 años sostiene solita todo el peso de la película. Su papel no es nada fácil, pese a su juventud debe mostrar la experiencia de mas de cien años. Por tanto lo que hace es dotar a su verbo de una cadencia, de un pausado ritmo que ahuyenta  cualquier instinto propio de la edad real de esta joven actriz. Todo en ella es perfecto, la relación con su anciana hija, la manera que expresa el
dolor de envejecer sola y sobre todo su desgarrador lamento cuando se separa de un ser amado por miedo a ser descubierta. Las escenas que mantiene con Harrison Ford hacen crecer muchos enteros al resultado final de la cinta, pues pocos logran salir airosos de un cara a cara con Ford y ella lo logra con honores. 
A partir de ahora seguiré a pies juntillas la carrera de esta fabulosa actriz. 
Harrison Ford es un antiguo amor de  
Adaline. Que decir de este grandísimo actor, pues simplemente diré que sorprende por alejarse mucho del galán protagonista que suele interpretar y acepta un rol secundario que en sus manos se combierte en protagonista. 
Michiel Huisman (Juego de Tronos) es el love interest de Adaline. Es tierno y seductor. El compañero perfecto para la solitaria protagonista. Este actor es muy carismático. Dará mucho de que hablar. 
El director de esta película es un semidebutante llamado Lee Toland Krieger. Cin solo 32 años demuestra un estilo inusual para su edad. Todo el film rezuma un clasicismo deudor del mejor cine romántico de los cincuenta. Pero no me malinterpreten. Esta no es una historia ñoña. Es un drama con tintes fantásticos que deja un sabor, un recuerdo  agradable unas ganas de decirle a quien sea que la quieres. 
Un par de citas de esta película:
"Años, amores y copas de vino no hay por qué irlos contando". 
"No me imagino la vida sin ti y puede que sea lo último que quieras oír pero, me estoy enamorando de ti Jenny. No puedo evitarlo".