Google+ Followers

jueves, 17 de septiembre de 2015

la crítica: ETERNAL

Una breve sinopsis: Ben Kingsley interpreta a un millonario en fase terminal, le ofrecen trasplantar su consciencia a otro cuerpo, cultivado en un laboratorio ¿o no?
Tarsem Singh (La Celda) vuelve al género que le dio a conocer, se rodea de dos estrellas como Ryan Reynolds y Ben Kingsley para dar vida a una persona dentro de otra.
Serie b cara: con mas imaginación que medios económicos se entrelazan los mimbres de este cesto. Los efectos especiales brillan por su ausencia, de hecho la parte del intercambio de mentes se salva con dos lavadoras centrifugando al unísono, sin mas pompa ni explicación científica, todo muy casero.
Pero ¿es por esto una mala película? no, no lo es. EL regusto a serie b queda difuminado por unos actores solventes, unos protagonistas de lujo rodeados por unos secundarios que a veces eclipsan a al propio Reynolds. Estos son: Matthew Goode, solvente villano y Victor Garber, el amigo que todo el mundo querría tener.
Esta película funciona muy bien. Es una especie de Jason Bourne sobrenatural. Lo peor es el trailer. Me explico. Hay dos tipos de trailer. Los que cuentan demasiado y los que cuentan demasiado poco. Eternal es de las segundas, pues el trailer cinematográfico vendió el film como una historia sobrenatural pero se les olvidó decir que Kingsley  adquiere las habilidades de Reynolds. Así pronto se convierte en un solvente agente secreto.



Todo el mundo podrá disfrutar de Eternal pues tiene acción, ternura y una historia con una premisa novedosa y con giros de guión bastante logrados. Como apunte os diré que los guionistas son españoles. Reynolds está unido a proyectos independientes como Burued que suelen darle sus mejores interpretaciones. Este es uno de esos casos. 
Un 8. Hubiera sido un diez con mas dinero para cuidar la puesta en escena, el diseño de producción y los efectos especiales.