Google+ Followers

viernes, 25 de septiembre de 2015

La crítica: EVEREST


Una breve sinopsis: Una expedición turística al Everest queda atrapada en lo alto sin posibilad de regresar. No hay oxígeno y los helicópteros no pueden volar donde no lo hay. 
Baltasar Kormákur. Quédense con ese nombre (si pueden). Este Islandés es el director de Everest y al igual que su anterior película 2 guns es un truño infumable. 
Este señor se ha encargado el solito de arruinar una película que tenía todos los ingredientes para ser un revienta taquillas, pero no lo es ni lo va a ser. 
Atención al reparto: Jason Clarke, Josh Brolin, Keira Knightley, Jake Gyllenhaal, Sam Worthington y Martin Henderson. Con este reparto, además basada en una historia real, rodada en 3d en el Everest ¿Qué puede salir mal? TODO. 
Pues Baltasar hace lo que nunca debes hacer un film de dos horas: aburrirte hasta decir basta. El arranque es bueno (recordemos que toda historia debe contar con: presentación, nudo y desenlace). Pues lo dicho, un prometedor comienzo en el que vemos a unos personajes tan dispares como carismáticos. Pero esos son los primeros quince minutos. Luego te tiras una hora en la que no pasa absolutamente nada. Y lo peor, la segunda hora, cuando ya quedan atrapados no tiene ni emoción ni dramatismo ni ritmo ni nada de nada. Aquí también le echo un poco la culpa al productor, que debió decirle a Baltasar que estaba entregamdo un producto mas próximo a un documental de la 2 que a una superproducción hollywoodiense. No me mal interpreten. No es mala del todo gracias a los actores que estan todos y cada uno soberbios en sus papeles. Pero chico, la historia podía haber dado mucho mas de sí. Además el desenlace es inmediato. No hay climax. No hay intensidad ni crescendo, que pena, lamentable. Para mas inri el aprobechamiento del 3d es mínimo. Le da un poco de profundidad pero en general es una cinta previsible, olvidable y plana. 
Un cinco (por los actores)