Google+ Followers

sábado, 12 de diciembre de 2015

La crítica: ASALTO FINAL (Tapped out)

Una breve sinopsis: un niño ve como matan a sus padres. Es criado por su abuelo y se convierte en un adolescente problemático. Lo envían a hacer servicios sociales a un dojo. Casualidades de la vida, se reencontrará con el asesino de sus padres. 
Dirigida por el debutante canadiense Allan Ungar en 2014 nos llega directamente a video esta cinta que no elude su amor por las cintas ochenteras tipo Karate kid o las secuelas de Rocky. 
La diferencia quizás sea en la motivación del personaje para luchar. Nada mas y nada menos que vengar la muerte de sus padres. 
Michael Biehn (Terminator, Aliens) se convierte en el sen sei del dojo donde entrenará un desconocido actor llamado Cody Hackman. Esta joven promesa está muy creíbke tanto en la parte dramática así como en la física. 
El tándem Biehn Hackman funciona perfectamente. Hay química entre profesor y alumno, tanta que Biehn se permite el lujo de homenajear el "dar cera pulir cera" del señor Miyagi. 
Otra novedad de esta película es que el villano no practica karate sino MMA (artes marciales mixtas) por lo que el chico deberá utilizar no solo la técnica sino también la inteligencia, pues el oponente mide y pesa el doble que el protagonista de la función. 
¿Por qué me he decidido por esta semidesconocida joya de serie b? Porque últimamente nos cuelan en el cine unos truños infumables y si no abrimos bien los ojos podemos perdernos a John Wick y a este Asalto final. 
La nota es un nueve. Está bien hecha. Aporta sangre fresca al género. Nuevas ideas en el guión y además está plagada de referencias a las películas ochenteras con las que crecimos algunos.