Google+ Followers

viernes, 25 de diciembre de 2015

La crítica: THE WALK el desafío

Wahooo el desafío ya es genial y estoy en el minuto dos. Esta fue mi primera reacción al ver a Joseph Gordon-Levitt en lo alto de la estatua de la libertad explicar su propia historia, que no es otra que la del francés Philippe Petit, un funambulista con una visión. Un deseo. Caminar entre las torres gemelas. 
Basada en el documental Man on Wire, Robert Zemeckis ( Forrest Gump, Regreso al futuro) se saca de la manga un film antológico que recrea magistralmente el espíritu  de los 70. También lo escribe. 
El 3d es espectacular. Solo el y Cameron lo dominan.
Encima le da un pequeño papel a Sir Ben Kingsley que roba todas las escenas, haciendo de una especie de Joda que instruye a su jóven Padawan (Gordon-Levitt). Joder. Si tuviera la genialidad de un solo dedo de la mano de Kingsley triunfaría en cualquier cosa que me propusiera.
Pero la estrella es Joseph. Este chico que llamó la tención de este servidor cuando era un niño en la divertida sitcom Cosas de Marcianos, no ha parado de mejorar y mejorar hasta convertirse en un actor de Oscar. Transmite estupendamente la obsesión de Petit por realizar su sueño. Junto a el se encuentra su novia la bella Charlotte Le Bon (Annie). Ella, con la que me identifico bastante, alcanza su propia felicidad viendo que su novio cumple sus sueños. Dicho de otro modo, la felicidad de Annie es la de Pettit a través de sus propios ojos. Muy destacable la dulzura que Charlotte transmitte, siendo el contrapunto perfecto de la fuerza y el corazón de Levitt. 
No es casual que la música se parezca a la original de la serie Misión Imposible, pues lo que están haciendo es precisamente eso, una heist movie (película de atracos) donde no hay nada que robar, pero si hay un plan y un golpe que dar...y vaya golpe amigos, vaya golpe. 
Zemeckis: señor del tempo, artista de los silencios, genio de la distensión por humor.
 Sentirás el vértigo. Dios santo!!! Obligatoria en 3d
Tengo que ir a Nueva York. 
El desafío. Un hombre. Una visión. Como llevarla a cabo.
¿La nota? Un puto 10