Google+ Followers

martes, 12 de enero de 2016

La crítica: JOY

Pues este es el biopic de Joy. Una ama de casa con mas deudas que dinero, pero con un sueño, una visión, un producto y la capacidad de transmitírselo a la gente y venderlo ella misma en la teletienda. 
Así se mete Jennifer Lawrence en la piel de esta tenaz aventurera comercial. Criada viendo Dinastía adquiere una teatralidad innata que le hará vender su fregona de algodón autoescurrible como si fueran palomitas en la puerta del cine. 
David O. Russell vuelve a rodearse de sus amigos para este film y escribir un protagónico a su musa Lawrence que la lleva de camino directo a un nuevo Oscar. 
Este director, que empezó con pelis de acción de hiperrealismo como Tres Reyes, vuelve a la realidad de la américa que el conoce, la que ha mamado desde niño, viendo televisión y adquiriendo esta cultura que tantos réditos le está proporcionando. 
Jennifer Lawrence ya ha ganado el Globo de Oro por este mismo papel. Joy es Jenny y Jenny es Joy, a veces cuesta recordar que esta actriz tiene 26 años. La madurez que emana es abrumadora.  No voy a hablar mas de Lawrence, porque todo lo que diga será poco, o ya se habrá dicho. Simplemente perfecta. 
Vamos con los secundarios. 
Edgar Ramírez. El nuevo Bodhi venezolano sigue acumulando papeles que cimentan una sólida carrera en Hollywood, interpreta al exmarido de Joy, su mejor amigo y su consejero. Compone un personaje simpático, divertido y lleno de encanto natural. 
Robert DeNiro. Es el padre de Joy, amigo personal de Bradley Cooper desde Limitless, entró de la mano de este en un personaje real, que en su piel, se convierte el tipo mas raro del mundo. Simplemente genial. 
Bradley Cooper, creo que es la cuarta película con Jennifer Lawrence y la tercera con David O. Russell. Interpreta a un ejecutivo que descubre el potencial del producto de Joy y con el tiempo se convertirán en amigos, comerciales. 
Cooper tiene muy pocas escenas en el film, pero la química entre el y Lawrence sigue intacta. Asistimos de nuevo al tandem Spencer Tracey/ Katherine Hepburn del siglo 21. 
Lo peor de la película es que no se le conoce a Joy ninguna relación amorosa. ¿Quizás estuvo 30 años sin amar a nadie? No me lo puedo creer. Queda insinuada una relación amorosa con Cooper, pero no se dice explícitamente (yo creo que si que hubo tema). Aunque cooper nació como yo en 1975 y Lawrence en 1990, cosas del destino. 
Mi nota es un 9,90. Le quito 0,10 por no haber beso entre el Bradley y la Jenny.