Google+ Followers

viernes, 22 de enero de 2016

La crítica: LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD








Dirigida por los debutantes en el guión y la dirección: Geoff Moore y David Posamentier nos encontramos con una película de la américa profunda, concretamente del sur, muy alejada del bullicio de la metropoli.
Contiene frases lapidarias como estas: La mayoría de las chicas no se fijan en los hombres amables y tiernos, las chicas no, las mujeres si.
 No se puede ayudar a todo el mundo pero todo el mundo puede ayudar a alguien, y en ocasiones, ese alguien eres tu.
Jane Fonda es la narradora y tiene un cameo al final del film.
Que Jane Fonda diga en la película: "yo se algo de hacer ejercicio" no deja de ser un guiño humorístico autoreferencial a su propia vida real de lo mas refrescante, célebres son sus videos de ponte en forma con Jane Fonda.
Sam Rockwell es Dios. Me explico, toda la película gira en torno a su personaje. Un farmacéutico que pegó el braguetazo al casarse con la hija de su jefe, interpretada por la fabulosa Michelle Monaghan. Por otro lado tenemos a Olivia Wilde, una joven casada con la que se lía y juntos planean el crimen perfecto.
Esta historia ha sido mil veces contada, y en este sentido esta cinta no aporta nada nuevo. No me malinterpreten, merece la pena verla por dos motivos:
1.- Sam Rockwell, Olivia Wilde y Michelle Monaghan.
2.- Un guión sembrado de frases que aún resuenan en el hueco cerebro de este torpe "escritor".
A mi me ha gustado particularmente el tono amable y nada ostentoso con el que los directores cuentan la historia. Profundizando un poco mas debo hacer mención al trabajo físico de Rockwell, que por exigencias del guión, transforma su físico sutilmente (atentos a la flacidez de su cuerpo en el primer paseo en bici, en contraposición con la última carrera).
No hay mucho mas que contar, un merecido 8 para ella.