Google+ Followers

jueves, 21 de enero de 2016

La crítica: PAWN SACRIFICE

Tobey Maguire compró los derechos de la novela en que se basa este film y embarcó al fabuloso director Edward Zwick (El último Samurai) para que llevara a buen puerto esta nave.
La película se ha vendido como la narración del enfrentamiento entre Bobby Fischer y  Boris Spassky. Esto no es rigurosamente cierto. 
Pawn Sacrifice funciona como vehículo de lucimiento para Tobey Maguire, de hecho es su mejor interpretación hasta la fecha. 
Es un biopic en su sentido mas estricto, abarcando desde la niñez de Fischer hasta su muerte, su tormentosa relación con su madre, pero poniendo mas énfasis en  el periodo  comprendido entre sus 20 y sus 30 años, la edad que mejor puede representar Tobey. 
Por otro lado su oponente es personificado por Liev Schreiber, que no tiene demasiado texto, pero que logra estar a la altura del resto del reparto. 
En este film descubrimos como las posibilidades infinitas del tablero de ajedrez en conjunción con la obsesión de los jugadores por responder a cada una de las jugadas posibles hace que rocen y algunos abracen la locura mas absoluta. 
Toda la película se sostiene gracias a la fabulosa interpretación de Tobey Maguire, que de haberse estrenado a tiempo, sin duda habría alcanzado una mas que merecida nominación al Oscar. 
Mención especial a Peter Sarsgaard, que interpreta magistralmente a un sacerdote que hace de mentor y sparring para el entrenamiento de Bobby Fischer. 
Una cinta tan buena como inesperada. Un diez.