Google+ Followers

domingo, 6 de noviembre de 2016

La crítica: DOCTOR EXTRAÑO


Una breve sinopsis. Steven Strange es un cirujano de éxito que pierde su trabajo tras un grave accidente de tráfico.
Sin sus manos se vuelve loco y gasta todo su dinero en buscar una cura. Físicamente ésta es imposible, pero su curación llegará de lo metafísico. Scott Derrickson (Sinister) se pone tras la cámara en la adaptación del personaje mas complejo de Marvel. Él quería a su actor fetiche Ethan Hawke, pero Marvel, que ya cuenta con el Sherlock cinematográfico y con el Watson de la BBC quería al Sherlock inglés...y lo consiguió.
Benedict Cumberbatch (Star Trek into the darkness, The intimidation game) se adueña del personaje. El carisma de este actor es solo comparable al del otro Sherlock Downey Jr.
Rachel McAdams (El diario de Noa ) es el love interest de Strange y poco mas. Nunca un personaje femenino de Marvel estuvo tan desaprovechado.
Chiwetel Ejifor (12 años de esclavitud, The Martian) es Mordo. Aquí es el sideckick (compañero) de Strange, en los comics es un villano. Quédate a la segunda escena postcréditos...
Benedict Wong es Wong. Han cogido a este carismático personaje y lo han convertido en el Dave Batista de Guardianes de La Galaxia. Nada que ver con la fuente en que se basa. Una pena.
Tilda Swinton es El Anciano. El/la maestra del mago Strange. Yo le daría un Oscar, realmente roba muchas escenas a Cumberbatch. Swinton tiene un aura que traspasa al personaje y viceversa en una simbiosis perfecta.
Mads Mikkelsen (Casino Royal, Hannibal) es Kaecilius, un mago que se ha pasado al lado oscuro. Un gran actor completamente desaprovechado. Un villano superficial y unidimensional muy alejado del comic en que se basa.
Vamos con la película ¿funciona? Sí. Sin duda. Contra todo pronóstico Doctor Extraño se sostiene erguida sobre dos poernas. La brillantez de Cumberbatch y los efectos visuales completamente hipnóticos y epilépticos. Repartieron LSD a la entrada del cine y todos tuvimos un viaje alucinante.
No es un 10, es un 8. El villano está muy poco definido y el humor de Wong no encaja con el tono serio que Derrickson imprime al film.
El multiverso es nombrado de pasada pero no hay viajes interdimensionales.