Google+ Followers

viernes, 18 de noviembre de 2016

La crítica: ELLE

Paul Verhoeven (Robocop, Desafío Total, Instinto Básico, El Libro Negro).
Demasiado provocativo para volver a Hollywood, el holandés errante emigra a Francia. Se rodea de la primera dama del cine galo (con permiso de Madame Denueve) me refiero a la fantástica Isabelle Huppert. Ella es Elle, una editora de videojuegos divorciada y con un hijo que está a punto de hacerla abuela.
Al mismo tiempo es violada en repetidas ocasiones en su casa. Sospecha de uno de sus empleados y se siente atraída por un nuevo vecino.
El film es un bodrio infumable. Verhoeven ha perdido el rumbo y a firmado su peor trabajo, probablemente la peor película de la historia del cine francés, llena de absurdas subtramas como un nieto de color (de color negro) que su caucásico hijo se empeña en creer que es suyo.
La música y la escena de masturbación son los dos únicos puntos salvables porque el papel de Huppert queda reducido a una  vieja millonaria que vive con su gato.
Un 1.